Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Muere una persona en un ataque con granada contra un hotel en el norte de Etiopía

Al menos una persona murió y otras once resultaron heridas en un ataque con granada perpetrado en la noche del martes en un hotel de la localidad etíope de Gondar, ubicada en el estado de Amhara (norte).
El jefe de la Policía de Gondar, Assefa Ashebe, ha asegurado que las autoridades están buscando a los responsables del ataque, que ha achacado a "fuerzas contrarias a la paz", según ha informado la estatal Fana Broadcasting Corporate.
El ataque es el segundo de este tipo en la zona en la última semana, después de la explosión de una granada el 7 de enero en la localidad de Bahir Dar.
El primer ministro de Etiopía, Hailemariam Desalegn, descartó el lunes retirar el estado de emergencia impuesto en octubre, argumentando que el país "necesita consolidar sus avances".
De acuerdo con varios grupos de Derechos Humanos, más de 500 personas han perdido la vida por la violencia en las manifestaciones que han tenido lugar en todo el país, motivadas por el descontento con el Gobierno.
El Gobierno etíope aseguró en su momento que el estado de emergencia sólo duraría seis meses, pero todo apunta a que durará al menos un año.
Las autoridades etíopes declararon el estado de emergencia en respuesta a las protestas de la comunidad oromo, aplicando unas restricciones que han alarmado a numerosas ONG internacionales.
El Gobierno etíope ha acusado a varios países de armar, entrenar y financiar a los participantes en las protestas del pueblo oromo contra las expropiaciones de tierras en los alrededores de la capital, Addis Abeba.
En concreto, el portavoz gubernamental, Getachew Reda, señaló a Eritrea, que mantiene una larga disputa fronteriza con Etiopía, y a Egipto, también enfrentado a las autoridades etíopes por la gestión de las aguas del río Nilo.