Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Muere un palestino por disparos de las fuerzas israelíes en Jerusalén Este

Un palestino de 27 años, Mustafá Nimir, ha muerto durante la madrugada de este lunes tras ser tiroteado por las fuerzas de seguridad israelíes mientras pasaba con su coche cerca del campo de refugiados de Shuafat, en Jerusalén Este, donde habían estallado intensos disturbios entre jóvenes palestinos y soldados israelíes.
Las fuerzas israelíes también alcanzaron al cuñado de la víctima, Alí Tayser Nimir, de 25 años, que conducía el coche en el que los dos viajaban, un Opel Corsa blanco, según ha informado la agencia de noticias palestina Maan.
De acuerdo con una portavoz de la Policía israelí, Luba al Samri, los soldados israelíes estaban "completando una actividad" en el campo de Shuafat, cuando un coche "se acercó a ellos a gran velocidad, con la intención de atropellarles". Antes de abrir fuego, las fuerzas de seguridad israelíes trataron de arrestar a los dos sospechosos que estaban en el interior del coche, pero los jóvenes palestinos "ignoraron las órdenes y aceleraron el coche con la intención de dañarles".
Para la madre de la víctima, las declaraciones de la Policía israelí no son más que "una excusa para justificar los asesinatos de palestinos". De acuerdo con sus declaraciones, tanto Alí como Mustafá dejaron su casa en el campo de refugiados de Shuafat la mañana del domingo para visitar a su hermano mayor y poder llevar víveres a sus familias.
"Mustafá me llamó a medianoche para decirme que Alí y él seguían en casa de su hermano", ha declarado su madre. Horas más tarde, alrededor de las 4:00 de la mañana, Mustafá perdió la vida a causa de los disparos. Varias imágenes publicadas por Maan muestran el estado del interior del coche tras el incidente, lleno de manchas de sangre, víveres y ropa de bebé.
De acuerdo con un testigo local, los disturbios en el campo de Shuafat comenzaron a raíz de una redada militar en la calle Anata, que conecta el campo de refugiados con una localidad próxima. Según sus declaraciones, cientos de soldados israelíes comenzaron a inundar las calles y a disparar balas de goma contra los jóvenes palestinos.
"Durante los disturbios, un Opel Corsa blanco estaba circulando por la zona cuando las fuerzas israelíes comenzaron a abrir fuego contra él", ha explicado. El testigo, citado por Maan, ha añadido que el coche estaba circulando a velocidad media y que no aceleró en ningún momento.
Unos 221 palestinos y 32 israelíes han muerto por acción del Ejército, la Policía o de colonos israelíes desde octubre, cuando comenzó la denominada Intifada de los Cuchillos, en la que palestinos actúan por su cuenta para atacar a las fuerzas israelíes o a los colonos. Las autoridades israelíes han sido acusadas de ejecuciones extrajudiciales por la desproporción con la que se responde a este tipo de agresiones o supuestas agresiones.