Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Muere al intentar escapar un integrante de Abú Sayyaf que había sido detenido el jueves en Bohol

Saad Samad Kiram, alias 'Abú Saad', integrante del grupo insurgente filipino Abú Sayyaf, ha muerto este viernes a primera hora cuando intentaba escaparse de las autoridades, que lo habían detenido en la víspera en la localidad de Tubigón, ubicada en la turística provincia de Bohol.
Las autoridades consideran a 'Abú Saad' uno de los milicianos que lograron escapar tras un enfrentamiento entre el grupo y las fuerzas de seguridad que se saldó con nueve muertos --cinco miembros de Abú Sayyaf, tres soldados y un policía-- el pasado mes de abril en el municipio de Inabanga.
El jefe de Policía de la provincia, Felipe Natividad, ha señalado que 'Abú Saad' estaba siendo trasladado desde el campamento Dagohoy, en la ciudad de Tagbilarán, a la prisión de distrito, cuando éste se quejó de un fuerte dolor de estómago y pidió permiso para que pararan en la calzada y pudiera defecar.
Las autoridades aceptaron y le retiraron las esposas, momento que éste aprovechó para salir corriendo, según ha informado el diario local 'Bohol Chronicle'. La persecución duró en torno a dos horas.
Una vez que 'Abú Saad' fue alcanzado por un agente, trató de robarle el arma para agredirle, lo que provocó que sus compañeros dispararan contra el miliciano, que resultó herido. No obstante, fue declarado muerto al llegar al hospital-memorial Celestino Gallares.
El incidente de abril tuvo lugar en una de las zonas a las que Estados Unidos incluyó en sus recomendaciones de viaje ante la posibilidad de que se llevaran a cabo secuestros.
Los milicianos llegaron en barco a Inabanga, en la costa norte de la isla, un lunes por la noche, según explicó la alcaldesa de esta localidad, Josephine Jumamye, en una entrevista radiofónica. El jefe de la Policía, Ronald dela Rosa, indicó que los milicianos fueron sorprendidos por las autoridades cuando llegaron a la localidad a bordo de tres lanchas motoras, según el diario filipino 'Inquirer'.
En torno a las 5.20 horas del martes comenzó un tiroteo entre ambas partes, que se extendió hasta la tarde. Las autoridades consideran que este asalto de Abú Sayyaf es el primer intento conocido del grupo miliciano de llevar a cabo algún tipo de secuestro en las Visayas Centrales, lejos de sus bastiones en las provincias del sur.
ACUSACIONES CONTRA EEUU
Tras el ataque, el Partido Comunista de Filipinas (PCF) acusó al Gobierno de Estados Unidos de estar detrás del mismo, y al Ejército filipino de haber "fabricado una historia que plantea muchas dudas sobre no menos de 60 hombres completamente armados que viajaron durante 300 kilómetros en barco, desde Joló hasta Bohol, sin que el Ejército los detuviera, para llegar, río arriba, a un lugar totalmente desconocido para ellos con el único objetivo de 'matar turistas'".
Si bien no hubo ningún civil herido en el enfrentamiento, más de un millar de personas tuvieron que ser evacuadas de Inabanga por razones de seguridad. El gobernador de Bohol, Edgardo Chatto, trató de calmar a los turistas asegurando que podían continuar sus vacaciones porque las fuerzas de seguridad se habían hecho cargo de la situación, según la cadena ABS-CBN.
Las embajadas de Estados Unidos y Canadá en Manila habían advertido a sus ciudadanos en contra de viajar a las Visayas Centrales, que incluyen Cebú y Bohol, donde los grupos insurgentes podrían intentar llevar a cabo secuestros durante Semana Santa en este país predominantemente católico.
Cebú y Bohol son dos de los destinos turísticos más populares, alejados de los bastiones de Abú Sayyaf, un grupo islamista vinculado con Estado Islámico y conocido por sus actividades de extorsión, piratería y secuestros a cambio de rescates. Abú Sayyaf tiene actualmente secuestrados a más de dos decenas de rehenes en la isla de Joló, en el sur.
A principios de abril, fuerzas gubernamentales habían matado a más de diez milicianos de Abú Sayyaf en un intento por liberar a rehenes vietnamitas. El grupo islamista decapitó este año a un rehén alemán y a dos canadienses el año anterior, en todos los casos por expirar el plazo para el pago de su rescate.