Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Muere un hombre de 73 años al ser tiroteado por la Policía en California

Un anciano de 73 años, Francisco Serna, ha muerto este lunes mientras daba un paseo por su vecindario tras recibir nueve tiros por parte de un agente de la Policía en la localidad de Bakersville, en el estado de California, según ha informado el diario local 'Los Angeles Times'.
De acuerdo con la Policía de Baskersville, recibieron un aviso alegando que había un hombre armado merodeando por el vecindario donde residía Serna sobre las 00.15, hora local. A los pocos minutos acudieron a la escena y vieron cómo un testigo señalaba a Serna, por lo que uno de los agentes le disparó, causándole la muerte.
El hijo de la víctima, Rogelio Serna, ha asegurado este martes en su cuenta personal de Facebook que su padre ha sido "asesinado" por la Policía, ya que el fallecido recibió un total de nueve disparos en el momento del incidente. "Ahí, al otro lado de la calle es donde los agentes dispararon a mi padre y le metieron nueve balas en el cuerpo", ha dicho Serna hijo en un vídeo publicado en su cuenta en la red social.
"Mi padre nunca fue propietario de ningún arma. Se han publicado informaciones que alegan que estaba armado en el momento de su muerte, pero son falsas", ha asegurado. El portavoz de la Policía de Bakersfield, el sargento Garry Carruesco, ha confirmado al diario británico 'The Guardian' que Serna no tenía en su poder ningún arma en el momento del incidente.
Francisco Serna padecía desde 2015 demencia senil y en los últimos meses su estado se había agravado. Según su hijo, sufría insomnio y a veces daba paseos por su barrio para conciliar el sueño por la noche, de ahí que estuviera paseando a medianoche.
Una investigación llevada a cabo por 'The Guardian' el año pasado reveló que el condado de Kern, donde se encuentra la ciudad de Bakersville, fue la región de Estados Unidos donde más gente per cápita ha perdido la vida a manos de agentes de la Policía.