Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Moscú acusa a la Policía ucraniana de no reaccionar ante el ataque a su Embajada

El Gobierno ruso ha acusado a las fuerzas de seguridad ucranianas de no haber actuado ante el ataque con pirotecnia que ha sufrido durante la noche su Embajada en Kiev y ha remitido una nota verbal de protesta al Ejecutivo ucraniano.
Según ha informado el Ministerio de Exteriores ruso, citado por la agencia Sputnik, "la nota señala que los empleados de las fuerzas de seguridad encargados de garantizar la protección de la Embajada no reaccionaron a lo que estaba ocurriendo".
Previamente, la Embajada había indicado a la agencia que en la nota remitida al Ministerio de Exteriores ucraniano se había exigido investigar el incidente y garantizar la seguridad de la misión diplomática rusa".
Unos desconocidos atacaron con petardos y pirotecnia la Embajada de Rusia en Kiev hacia las 1.00 horas del sábado. El ataque no ha provocado daños a la Embajada, que este domingo debe acoger una mesa electoral de cara a las elecciones parlamentarias que se celebran en Rusia.
Por su parte, el primer ministro ucraniano, Volodimir Groisman, ha indicado que no se dispondrá protección adicional con motivo de la votación del domingo. "Ucrania es un país altamente civilizado y actuaremos conforme al Derecho Internacional", ha declarado, según Interfax Ucrania.
"No protegeremos el proceso electoral de Rusia (...) las fuerzas de seguridad realizarán sus funciones de forma regular" como cualquier otro día de la semana, ha precisado.
En cuanto al ataque, lo ha atribuido a "vandalismo" y ha señalado que "es inadmisible ya que la capital de Ucrania, Kiev, debería dar un ejemplo totalmente distinto de cultura". No obstante, ha considerado que se trata de "un incidente menor que no requiere ningún comentario".
Las relaciones entre Ucrania y Rusia están en niveles mínimos desde que Moscú se anexionó Crimea y Sebastopol en marzo de 2014 y por su apoyo a los rebeldes separatistas del este del país.
En este sentido, el presidente ruso, Vladimir Putin, ha asegurado este sábado que Rusia quiere que "Ucrania se desarrolle como un estado independiente y fuerte en términos de economía y en todo lo demás para tener a un socio estable y fiable".
Así, ha asegurado que Moscú hará "todo lo que pueda para lograr este objetivo" pero no puede hacerlo "de manera unilateral". "Estamos dispuestos a mantener todo contacto, siempre y cuando conduzca a un resultado positivo para el arreglo de la crisis que estalló en Ucrania", ha añadido.