Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El depuesto presidente Morsi se pone en contacto por teléfono con su familia

Apoyo a Mohamed MorsiReuters

El expresidente egipcio Mohamed Morsi ha conseguido ponerse en contacto con su familia, dos meses después del golpe de Estado en su contra, a través de dos llamadas telefónicas, según han revelado fuentes familiares a la agencia de noticias turca Anadolu. Ante la preocupación general por su reclusión en manos del Ejército, el exmandatario les aseguró estar bien.

Al parecer, la primera llamada telefónica se produjo hace ocho días y fue corta, mientras que la última tuvo lugar hace cinco días y duró más. En ambos casos se realizaron desde un número privado.
Las fuentes han revelado que en estas conversaciones el ex presidente aseguró a su familia que se encuentra bien y que aguantará hasta su último aliento, subrayando que está informado de todo lo que ocurre en el país.
Sobre los procesos judiciales en su contra, Morsi les dijo que los fiscales del caso habían llegado con los ojos vendados para no revelar su paradero y que les reiteró que es el presidente legítimo de Egipto.
Las fuentes también han explicado que Morsi no dijo dónde está porque ni siquiera él lo sabe y porque no era consciente de si las autoridades egipcias estaban escuchando las conversaciones telefónicas.
El portavoz del equipo legal de Morsi, Mustafá Azab, ha confirmado a Anadolu que hubo una primera llamada de 30 segundos, pero ha indicado que desconoce si posteriormente ha habido otra. "La familia no quiere hablar de eso", ha dicho.
Egipto está sumido en una crisis política desde el pasado 3 de julio, cuando las Fuerzas Armadas derrocaron a Mursi, apoyándose en las multitudinarias manifestaciones contra el giro islamista de su Gobierno. Desde entonces, está en paradero desconocido.
El pasado 1 de septiembre, la Fiscalía acusó a Morsi y a otras 14 personas de incitar al asesinato y a actos de violencia por las protestas de diciembre de 2012, alegando que movilizaron a simpatizantes de Hermanos Musulmanes para que atacaran a los manifestantes antigubernamentales
Además, Morsi está acusado de insultar a la Judicatura y está siendo investigado por colaborar con la facción palestina Hamás y con el partido-milicia chií libanés Hezbolá y por su fuga de la prisión de Wadi el Natroun durante las revueltas contra el régimen de Hosni Mubarak.