Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Morales subraya que Bolivia "no callará" hasta lograr una salida al mar

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha subrayado este jueves que su país "no callará" hasta lograr una salida al mar, después de que el ministro de Exteriores de Chile, Heraldo Muñoz, le desafiara a no publicar ningún 'tuit' relacionado con el conflicto territorial que mantienen ambos países por una salida al mar durante una semana.
"Algunas autoridades del gobierno de Chile quieren intimidarnos y humillarnos, pero Bolivia no callará hasta que vuelva al mar con soberanía", ha dicho el mandatario boliviano a través de su cuenta oficial en Twitter.
Las declaraciones de Muñoz tuvieron lugar tras la sesión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que había presidido Morales, quien había escrito poco antes en Twitter que "antes el Gobierno de Chile objetaba la competencia de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) y ahora la reconoce", definiendo este cambio de postura como "un avance" que saluda el Gobierno.
Al ser preguntado sobre su reacción a este comentario, el ministro de Exteriores quiso desafiar a Morales. "Que no 'tuitee' respecto a Chile una semana, y si no 'tuitea', a los periodistas que están acá yo les pago una cena, y si no ellos me pagan una cena", respondió.
Horas después, Morales volvió a publicar otro comentario haciendo referencia al conflicto. "Que sepa el mundo: la verdadera agresión e invasión de 1879 fue para arrebatarnos 400 kilómetros de costa en el Pacífico y 120.000 kilómetros cuadrados de territorio. Otra agresión: en dos años nos cerraron la frontera por más de 30 días, violando los Derechos Humanos de transportistas y causando pérdidas de más de 200 millones de dólares", escribió.
La Paz y Santiago llevan meses inmersos en una nueva escalada de tensión a causa de la presentación de la réplica de Bolivia a la memoria chilena en la disputa territorial que les enfrenta en la CIJ.
El conflicto territorial se remonta a 1879, cuando Bolivia perdió su salida al Pacífico en la guerra que mantuvo con Chile, que culminó con el Tratado de Paz y Amistad de 1904, sobre el derecho de libre tránsito de mercancías bolivianas hacia y desde puertos en este océano.
Chile asegura que con el acuerdo de paz --que fue ratificado por ambos parlamentos 20 años después-- se establecen las fronteras, también las marítimas, de las naciones combatientes, por lo que no ha lugar a ninguna disputa territorial.
Bolivia argumenta que el acuerdo de paz es "injusto, incumplido e impuesto" y ha rechazado la intangibilidad de los tratados internacionales, recordando que Estados Unidos se avino a superar el firmado en 1903 con Panamá.
En un intento por destrabar el conflicto bilateral, el Gobierno de Morales y el de la también entonces presidenta chilena, Michelle Bachelet, firmaron en 2006 una agenda de 13 puntos para iniciar las negociaciones sobre la salida marítima para Bolivia.
No obstante, el diálogo nunca llegó a iniciarse, más allá de las reuniones de trabajo, por lo que finalmente el 24 de abril de 2013 el Gobierno boliviano presentó una demanda en la CIJ para exigir su salida al mar a Chile.