Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Morales dice que seguirá "batallando" aunque se quede sin aliados en la región

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha asegurado este lunes que seguirá "batallando" por el modelo bolivariano aunque se quede sin aliados en la región a causa de los cambios políticos que se han producido y que podrían llegar también a Venezuela y Ecuador.
"Con nuestros movimientos sociales, con la Conalcam (Coordinadora Nacional por el Cambio) hemos decidido (que), aunque solos, vamos a batallar como Fidel (Castro) batalló con su pueblo", ha dicho durante un encuentro con diplomáticos extranjeros en La Paz.
Morales no ha ocultado su "preocupación" por cómo puedan afectar estos cambios a su Gobierno en Bolivia que, según ha denunciado en múltiples ocasiones, "está en el punto de mira" de Estados Unidos, informa la agencia de noticias oficial ABI.
"Ahora nada se puede ocultar ante tanto seguimiento para que nuestro proceso fracase (...) y lamentablemente en Bolivia estamos rodeados de gobiernos de la derecha, por lo que nuestra preocupación es qué pasaría si nos fuera mal en Venezuela o Ecuador", ha confesado.
En los últimos años la izquierda bolivariana que dominó casi por completo el hemisferio sur del continente americano ha comenzado a retroceder tras los 'impeachment' a Fernando Lugo en Paraguay y Dilma Rousseff en Brasil, las elecciones presidenciales en Argentina y el acercamiento de Cuba a Estados Unidos.
En Venezuela, el Gobierno de Nicolás Maduro no ha dejado de perder apoyo popular desde la muerte de Hugo Chávez hasta el punto de que en las elecciones parlamentarias del año pasado la oposición se hizo por primera vez en más de una década con el control de la Asamblea Nacional.
Ecuador, por su parte, celebrará en 2017 una nuevas elecciones presidenciales a las que no concurrirá el actual mandatario, Rafael Correa, lo que supondrá una prueba de fuego para la Revolución Ciudadana que lanzó en 2007.