Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ban Ki Moon aplaude la designación de Samy Badibanga al frente del Gobierno de unidad de RDC

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, ha aplaudido este jueves la designación del opositor Samy Badibanga al frente del gobierno de unidad nacional en República Democrática del Congo (RDC).
En su comunicado, ha descrito la decisión del presidente, Joseph Kabila, como "un primer paso concreto en la aplicación del acuerdo político", agregando que el mismo "debe culminar en la celebración de elecciones creíbles en el país".
Así, ha pedido al Gobierno que forme Badibanga que "cree un clima favorable al respeto de los derechos y libertades fundamentales esenciales para un debate político y unas elecciones creíbles e inclusivas".
El nombramiento de Badibanga es resultado del acuerdo alcanzado entre el Gobierno y una parte de la oposición el mes pasado para permitir que las elecciones presidenciales, que debían celebrarse este año ya que el segundo y último mandato de Kabila expira en diciembre, fueran aplazadas.
En este sentido, Ban ha pedido a los grupos políticos que no firmaron el acuerdo que "sigan trabajando de cara a la resolución pacífica de sus diferencias".
Precisamente, Badibanga es uno de los opositores que participaron en el diálogo con el Gobierno. Fue elegido diputado en 2011 por el partido Unión para la Democracia y el Progreso Social (UDPS), que lidera Etienne Tshisekedi.
Pero pese a que la formación le pidió que no ocupara su escaño éste no acató la orden y se erigió en líder de un grupo de diputados del partido, a los que Tshisekedi nunca ha reconocido.
Tshisekedi perdió las elecciones presidenciales en 2011 frente a Kabila, en unos comicios que los observadores tacharon de fraudulentos.
El líder opositor rechazó participar en el diálogo con el Gobierno de octubre, argumentando que era un mero pretexto para que Kabila pudiera seguir en el poder.