Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Morsi abre un diálogo nacional descafeinado sin los principales grupos de la oposición

Miles de egipcios contra MorsiReuters

El presidente egipcio, Mohamed Morsi, se ha reunido con más de 40 personalidades egipcias para estudiar las opciones para resolver la crisis política en la que se encuentra sumido el país tras las multitudinarias protestas contra su polémico decreto presidencial y contra el proyecto de constitución.

El propio Morsi y su vicepresidente, Mahmud Mekki, participaron durante un breve periodo de tiempo en el encuentro, según ha informado un portavoz presidencial, Yasir Alí, en declaraciones recogidas por el diario estatal 'Al Ahram' en su edición digital.
Pese a las ausencias de la oposición, sí han participado personalidades como el gran imán de la mezquita de Al Azhar, una de las más influyentes instituciones islámicas suníes del mundo, Ahmed el Tayeb; el ex candidato presidencial islamista Emad el Din Abdel-Gafour; el fundador del Partido Ghad el Thawra, Ayman Nur; el líder del partido islamista moderado Al Wasat, Abul-Ela Madi, y el presidente de la Comisión de Sistema de Gobierno de la Asamblea Constituyente, Essam Sultan.
También participan el religioso Amr Jaled, el periodista de 'Al Ahram' Fahmy Howeidy, el abogado islamista Montasser el Zayat o el presidente de la Comisión Legislativa de la disuelta Asamblea Popular, Mahmud el Jodairy.
Mientras, cientos de simpatizantes de la oposición continúan acampados en torno al Palacio Presidencial donde permanecen desde la multitudinaria manifestación del viernes, en la que decenas de miles de personas marcharon sobre la sede presidencial, superaron las barricadas levantadas por el Ejército y llegaron hasta los muros del edificio para exigir el aplazamiento del referéndum constitucional, previsto para el 15 de diciembre.
La oposición considera que el texto constitucional no refleja la pluralidad de la sociedad egipcia, sino solo la sensibilidad política de los Hermanos Musulmanes, grupo islamista al que pertenecía Mursi antes de acceder a la Presidencia.