Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

De Mistura confirma que participará en la próxima ronda de conversaciones en Astaná

El enviado especial de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, ha confirmado este lunes que participará en la próxima ronda de conversaciones de paz en la capital de Kazajistán, Astaná, prevista para los días 3 y 4 de mayo.
En un comunicado, ha afirmado que acudirá a la cita "ante la urgencia e importancia de restablecer una reducción de la tensión en Siria y de avanzar en las medidas de construcción de confianza".
De Mistura ha resaltado que acudirá a los encuentros en calidad de observador y a invitación del Gobierno kazajo para "apoyar los esfuerzos de los países garantes del alto el fuego --Rusia, Turquía e Irán-- y otros participantes para rebajar la situación militar".
El anuncio de De Mistura ha llegado poco después de que el grupo armado sirio Ahrar al Sham afirmara que enviará a representantes a la próxima ronda de negociaciones sobre Siria en Astaná.
Ahrar al Sham es uno de los grupos armados más importantes de la oposición siria. Hasta 2014 colaboró con el Estado Islámico y en diciembre de 2016, Ahrar al Sham se sumó al alto el fuego auspiciado por Rusia y Turquía.
La presencia de Ahrar al Sham supondría un cambio significativo en el curso de las conversaciones, ya que el grupo no ha participado hasta ahora en las consultas en Astaná pese a que tiene una gran influencia.
Astaná ha acogido desde enero tres conferencias internacionales celebradas por iniciativa de Rusia, Irán y Turquía para afianzar el armisticio vigente en Siria desde el 30 de diciembre e impulsar una solución política del conflicto.
El proceso va en paralelo a las diversas rondas de conversaciones de paz que han mantenido el Gobierno y la oposición en la localidad suiza de Ginebra con la mediación de Naciones Unidas.