Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cinco noches de protestas en Misuri por la muerte de un joven por disparos de la policía

En Misuri, EEUU, han vivido su quinta noche de disturbios. La muerte, el sábado, de un joven afroamericano, Michael Brown de 16 años, a manos de la policía, ha desencadenado una oleada de violencia con saqueos y disparos de balas de goma que no han cesado desde entonces. Ya hay 50 detenidos y varios heridos tras estas cinco intensas noches de protestas. Los vecinos no se creen la versión de la policía: que Michael había atacado al agente. Creen que si hubiera sido blanco no le hubieran disparado y demuestran su ira. En Ferguson dos tercios de la población es negra, pero los cargos policiales y políticos están copados por los blancos. El FBI investiga lo ocurrido. Obama pide que no se desborde otra vez el clima de odio racial porque este caso, estas protestas, se repiten cíclicamente en EEUU. Las últimas, las que desencadenó hace dos años la muerte de Trayyon Martin tras recibir los disparos de otro agente.