Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Misión de la ONU en Colombia destaca la perseverancia de Gobierno y guerrilla a pesar de las dificultades

El responsable de la Misión de Naciones Unidas en Colombia, Jean Arnault, ha destacado este miércoles la perseverancia, tanto por parte del Gobierno de Juan Manuel Santos como de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) a pesar de las "dificultades" a las que se han enfrentado desde el primer acuerdo, que no fue ratificado en consulta popular.
Arnault, que ha señalado que el proceso de paz se enfrenta a grandes desafíos pero que cuenta con el compromiso de ambas partes, ha señalado que la misión ha avanzado en su labor de supervisión del alto el fuego y el desarme con el despliegue de 18 de las 26 zonas especificadas para que los guerrilleros bajen las armas.
No obstante, ha señalado que por motivos logísticos todavía no se ha logrado concentrar a todos los combatientes, como se había previsto para el 1 de enero, lamentando además, que el objetivo de acabar con las municiones artesanales distribuidas en diferentes escondites antes del 30 de enero tampoco podrá cumplirse.
"Pero pese a este retraso, la semana pasada el presidente y la dirigencia de las FARC reafirmaron su determinación de hacer todo lo posible para cumplir la meta original de la dejación amplia de armas para principios de junio", ha señalado, según un comunicado de la organización.
En este contexto, ha subrayado la importancia de que se mantenga el apoyo a nivel regional e internacional a la misión y ha reiterado que para la plena aplicación de los acuerdos se requiere el apoyo unánime del Consejo de Seguridad de la ONU, tal y como ha mostrado hasta el momento.
Santos y el líder de la guerrilla, Rodrigo Londoño Echeverri, alias 'Timochenko', firmaron el pasado 24 de noviembre en Bogotá el nuevo acuerdo de paz, después de que los colombianos no aprobara un primer documento sellado entre ambas partes.
El 2 de octubre sólo 13 de los 35 millones de colombianos habilitados acudieron a las urnas para expresar su opinión sobre el acuerdo de paz negociado desde La Habana: el 50,21 por ciento dijo 'no' y el borrador quedó invalidado por 53.894 votos.
Este resultado llenó de incertidumbre el proceso de paz en Colombia porque ninguna de las partes, ni siquiera quienes habían defendido el 'no', se esperaban que los colombianos frustraran una oportunidad única para acabar con la contienda más antigua del hemisferios occidental.
El 12 de noviembre, después de "interminables sesiones de trabajo", las delegaciones de paz lograron cerrar un acuerdo modificado que, según han defendido las partes, incluye cambios en "temas fundamentales" sin traicionar el espíritu de la versión original.