Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cientos de miles de egipcios exigen en las calles la dimisión de Mursi

Miles de personas vuelven a llenar la plaza Tahrir. Foto: ReutersReuters

Cientos de miles de manifestantes han salido este domingo a las calles de las principales ciudades de Egipto para exigir la dimisión del presidente del país, Mohamed Mursi, en una jornada que, por el momento, se está desarrollando de manera pacífica.

El Frente 30 de Junio ha anunciado que las protestas estarán seguidas de concentraciones indefinidas en la plaza Tahrir, ante el Palacio Presidencial de Heliópolis y en las principales plazas de todas y cada una de las ciudades de Egipto y que se mantendrán hasta que Mursi dimita, según recoge la prensa egipcia.
En El Cairo son varias las columnas que convergen en distintos barrios de la ciudad para dirigirse a la emblemática plaza Tahrir, epicentro de las protestas que propiciaron en 2011 el derrocamiento del presidente Hosni Mubarak. Las distintas columnas están encabezadas por personalidades del Frente de Salvación Nacional, principal coalición opositora, como los excandidatos presidenciales Hamdeen Sabbahi o Mohamed ElBaradei.
Las movilizaciones comenzaron desde primera hora de la mañana, cuando había ya miles de personas en la plaza Tahrir, y poco a poco se han ido sumando miles de personas más a las protestas en distintos puntos de la ciudad, incluido el Palacio Presidencial de Heliópolis, donde había manifestantes acampados desde el viernes.
Sin embargo, el presidente Mursi se encuentra en otra de las residencias oficiales, el Palacio de El Qobba, según han revelado fuentes presidenciales al periódico estatal 'Al Ahram'. Mursi está siguiendo con atención los acontecimientos de la jornada y dispone de un avión ya preparado para evacuarlo si fuera necesario.
La Policía ha respondido a las protestas con un despliegue excepcional y se han distribuido brazaletes con símbolos nuevos para evitar suplantaciones. "Todos los soldados de las fuerzas de la seguridad central han recibido nuevos emblemas para demostrar su identidad y todos los vehículos del Ministerio tienen los mismos signos para evitar suplantaciones de agentes", ha señalado un periodista de 'Al Ahram' en declaraciones desde la sede del Ministerio del Interior en El Cairo.
El principal objetivo de las fuerzas de seguridad es impedir enfrentamientos entre los simpatizantes de la oposición y los seguidores de Mursi, principalmente islamistas, que también han salido este domingo a las calles para defender la legitimidad de Mursi como primer presidente elegido democráticamente tras el fin de la era de Mubarak. En El Cairo los islamistas están concentrados desde el viernes en los alrededores de la mezquita de Rabaa al Adawiya, un acto que podría reunir también a cientos de miles de personas.
La protesta contra Mursi ha sido secundada en las principales ciudades del país, como Alejandría, el segundo núcleo de población, donde miles de manifestantes se han concentrado en la plaza Al Qaed Ibrahim, interrumpiendo espontáneamente el tráfico con cánticos de "¡Fuera, fuera!" dedicados a Mursi.
Uno de los manifestantes, Mohamed Hasán, ha acudido junto a su familia a la manifestación porque cree que Egipto "está al borde de la devastación". Hasán ha responsabilizado a los Hermanos Musulmanes de la actual situación económica y por haber dividido a la población.
Las manifestaciones se han repetido en el delta del Nilo, la zona más industrializada del país, en ciudades como Mahalla, Sharqiya o Damieta y en Suez y otras ciudades del este y el sur del país.