Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un adolescente da las luces a un coche patrulla en Michigan y acaba acribillado

Deven GuilfordEatoncounty.org / Facebook

La familia de Deven Guilford, de 17 años, ha presentado una demanda federal por la muerte de éste durante un incidente que comenzó cuando dio las luces a un coche patrulla en una carretera de Michigan. El agente le dio el alto, le obligó a tirarse en el suelo y finalmente le disparó siete veces tras su presunta agresión. La sucesión de hechos hasta poco antes de los disparos ha quedado grabada en un vídeo.

Todo ocurrió el pasado mes de febrero cerca de la localidad de Mulliken, en Michigan, cuando Guilford se dirigía a casa de su novia tras dejar a su hermano en la iglesia. El agente le dio el alto y le reprochó que le diera las luces, pero éste dijo que lo hizo porque creía que el policía le había dado las luces a su vez.
El policía, el sargento Jonathan Frost, pide su documentación al joven reiteradamente hasta que finalmente éste reconoce que no lleva el carné de conducir porque se había dejado la cartera en la casa de su novia. Entonces el policía abre la puerta del vehículo e intenta obligar al joven a salir. Guilford, que está grabando todo con su propio móvil, finalmente sale del coche tras ser apuntado con un arma táser.
Frost obliga al joven a tumbarse en el suelo, le quita el móvil y lo tira. La grabación acaba con un grito cuando Guilford recibe una descarga de táser.
Según la versión policial, la descarga se realizó demasiado cerca, por lo que no inmovilizó al chico, que entonces se levantó y agredió al agente. Ante esta agresión, certificada por un parte de lesiones sufridas por el policía en la cara, Frost dispara hasta en siete ocasiones a Guilford con su pistola.
La Fiscalía del condado de Eaton está de acuerdo con la versión policial y considera que Frost actuó en "legítima defensa". Sin embargo, la familia de Guilford considera que se ha cometido una injusticia. En la demanda, acusan a Frost de violar el derecho constitucional de Guilford a no ser registrado ni detenido sin motivo.
Además, acusan a la Oficina del Sheriff del condado de Eaton, al que pertenecía Frost, de no formar adecuadamente a sus agentes sobre un uso adecuado de la fuerza.
"La trágica y totalmente innecesaria muerte de Deven es un perturbador ejemplo de cómo se exige el sometimiento absoluto a la autoridad policial con tolerancia cero al riesgo de daños para los agentes policiales", ha declarado la abogada de la familia Guilford, Cynthia Heenan. "¿Qué queda del 'para proteger y servir'?", se ha preguntado, según recoge la NBC.