Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

México busca al ‘justiciero del autobús’ que mató a cuatro atracadores

El pasado 1 de noviembre cuatro cadáveres que presentaban varias heridas de bala fueron encontrados en la cuneta de una de las principales autopistas que conducen a Ciudad de México. Los muertos, según las pesquisas policiales, resultaron ser los miembros de una banda de ladrones que asaltó un autobús que comunicaba Tultepec con la capital mexicana, y que fueron ejecutados por un pasajero que viajaba en el vehículo y que luego se dio a la fuga.

Se da la circunstancia de que ni el conductor ni ninguno de los testigos del tiroteo que viajaban en el autobús público ha querido delatarle, y se amparan en la oscuridad, ya que el asalto se produjo entre las 5 y las 6 de la madrugada.
La misteriosa figura y su letal determinación han despertado un inquietante debate en un país desgarrado por todas las formas posibles de violencia. El fugitivo es visto por muchos como un justiciero. Hay quien aplaude abiertamente la matanza y otros la consideran una consecuencia del fracaso de las autoridades. Ángel o demonio, sus actos no dejan a nadie indiferente.
Según la teoría expuesta por el procurador del estado de México, Alejandro Jaime Gómez Sánchez, en su página de Facebook, el individuo aguardó paciente desde su asiento, al fondo del vehículo, mientras los atracadores arrebataban dinero y demás bienes al resto de pasajeros, para entrar en acción en el momento que consideró oportuno.
Una vez que los asaltantes ya se encontraban desvalijando a los pasajeros de la mitad del autobús, el pistolero se levantó de su asiento y comenzó a abrir fuego. Apretó cuatro veces el gatillo. No falló. Cada bala alcanzó a un asaltante. El tirador entonces devolvió cada una de las pertenencias robadas a los pasajeros, a los que pidió que no lo delataran. Después se apeó del vehículo y desapareció, explica El Comercio.
El silencio guardado por los testigos ha impedido a las autoridades mexicanas obtener pista alguna sobre la identidad del 'justiciero'. No obstante, los expertos en seguridad creen que podría tratarse de un policía o de un militar vestido de paisano.
Según se ha revelado, los cuatro sujetos abatidos por el “vengador anónimo” podrían estar involucrados en por lo menos 30 asaltos, ya que existen 30 actas levantadas contra una banda de cuatro delincuentes con el mismo modus operandi, informa Yucatan.com.