Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

México insiste en que no pagará por la construcción de un muro en la frontera con EEUU

El nuevo ministro de Exteriores de México, Luis Videgaray, ha insistido este martes en que "no hay forma" de que el Gobierno mexicano contribuya a financiar el muro que el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, pretende construir en la frontera común para frenar la inmigración ilegal.
"No hay manera de que eso ocurra (...) No solo por una cuestión económica, sino de dignidad y soberanía", ha dicho el canciller mexicano, en una entrevista concedida a la cadena local Televisa, interrogado sobre esta polémica promesa electoral del magnate neoyorquino.
Videgaray ya avanzó el lunes, durante un encuentro con embajadores y cónsules mexicanos, que buscará una relación bilateral basada en el diálogo, huyendo de la estrategia de "conflicto" o "sumisión" que proponen algunos sectores.
Por otro lado, ha reconocido este martes que hubo "errores" en la visita que Trump realizó a México el pasado agosto para reunirse con el presidente, Enrique Peña Nieto, cuando aún era candidato republicano a la Casa Blanca.
Videgaray, entonces ministro de Hacienda, fue el encargado de organizar la visita de Trump, que generó una gran polémica por la propuesta del muro y las declaraciones en las que el líder conservador calificó de "criminales" a los inmigrantes mexicanos.
"Indudablemente tenía que venir" pero "cometimos algunos errores", ha admitido. El jefe de la diplomacia mexicana ha considerado que "se ejecutó de una manera precipitada" y ha asumido toda la responsabilidad, revelando que, si bien fue idea de Peña Nieto, él le aconsejó.
A su llegada al cargo, Videgaray se mostró consciente de que la relación entre ambos países cambiará con la llegada de Trump a la Casa Blanca, el próximo 20 de enero, pero destacó la fuerza negociadora del país iberoamericano "por la importancia que tiene para Estados Unidos en lo económico, lo político y lo social".