Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

México condena "categóricamente" el espionaje de EEUU al expresidente Calderón

   El Ministerio de Exteriores de México ha expresado su "categórica condena a la violación de la privacidad de las comunicaciones de instituciones y ciudadanos mexicanos" tras la publicación por parte del semanario alemán 'Der Spiegel' de una información que recoge que la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos (NSA) espió los correos del expresidente mexicano Felipe Calderón.

"Esta práctica es inaceptable, ilegítima y contraria al derecho mexicano y al Derecho Internacional", ha agregado el ministerio a través de un comunicado, en el que ha recordado que el presidente estadounidense, Barack Obama, "se comprometió en su más reciente encuentro con el presidente, Enrique Peña Nieto, a realizar una investigación exhaustiva que conduzca al deslinde de responsabilidades".
   "Este mismo compromiso fue confirmado por el Secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, durante una reunión de trabajo sostenida en días recientes con el Secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade", ha especificado en su nota.
   Asimismo, ha reiterado "la importancia que tiene para el país dicha investigación, que deberá ser concluida a la mayor brevedad".
   "En una relación entre vecinos y socios no hay cabida a las prácticas que se alega tuvieron lugar. Por ello, el diálogo institucional que sostienen las instancias correspondientes es fundamental para mantener su relación de confianza y respeto", ha remachado.
   El escándalo se destapó el pasado 2 de septiembre, cuando la cadena brasileña O'Globo reveló que l NSA espió a la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, y a Peña Nieto cuando aún era el candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a las elecciones del 1 de julio de 2012.
   De acuerdo con esta información, la NSA espió llamadas telefónicas, correos electrónicos y mensajes de texto de Rousseff y varios de sus "asesores clave", así como de Peña Nieto y nueve miembros de su equipo de campaña electoral.
   Tras ello, los ministerios de Exteriores de Brasil y México convocaron con carácter de urgencia a los embajadores estadounidenses en sus respectivos territorios para pedir explicaciones sobre el espionaje a sus presidentes.
   Además, Brasil amenazó con llevar este asunto a Naciones Unidas, mientras que México propuso imponer sanciones multilaterales a Estados Unidos, si finalmente se demuestra que el contenido de los documentos de la NSA es cierto.