Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Liberado en México un empresario español víctima de un secuestro virtual

La Guardia Civil, en colaboración con autoridades mexicanas, ha liberado a un empresario natural de Castellón que había sido víctima de un secuestro virtual en la ciudad de Monterrey. Según ha informado la Benemérita, las investigaciones se iniciaron cuando un familiar del empresario denunció haber recibido diversas llamadas telefónicas en las que el interlocutor se identificaba como miembro de una organización criminal mexicana, y manifestaba tener secuestrado a su familiar.

El hombre exigió para su liberación una importante cantidad de dinero que tenía que ser ingresada en pequeñas cantidades en una determinada agencia de envío de dinero.
La Guardia Civil activó todos los protocolos de actuación y comprobó que podría tratarse de un "secuestro virtual", así que adoptó medidas "extremas" de seguridad para preservar la vida de la persona extorsionada le asesoró "sobre la manera de llevar a cabo la negociación con los secuestradores".
Una vez que los agentes localizaron el lugar donde se hallaba el empresario retenido y asegurados de que su vida no corría peligro, se contactó telefónicamente con él para darle instrucciones sobre cómo abandonar la habitación donde se encontraba encerrado y dirigirse a un lugar seguro donde las autoridades mejicanas se harían cargo de la situación.
Los secuestradores habían llamado por teléfono a la habitación del hotel donde se encontraba alojada la víctima, identificándose como agentes de un departamento de seguridad mexicano y diciéndole que, debido a una importante operación policial que se iba a desarrollar en ese hotel, por su seguridad era conveniente que lo abandonara.
Además, le dijeron que tenía que adquirir un teléfono móvil en un lugar previamente establecido para poder estar en permanente contacto, y una vez que llegó al lugar establecido para adquirir el teléfono móvil los falsos agentes le advirtieron que se trataba de un secuestro y que estaba siendo vigilado, amenazándole de muerte si no colaboraba con ellos y advirtiéndole que no debía desconectar el teléfono en ningún momento.
A partir de este momento, los secuestradores realizaron diversas llamadas telefónicas a un familiar del empresario, manifestándole que para su liberación tenía que realizar varios ingresos de dinero en una agencia de envío de dinero.
La operación para liberar al empresario ha sido desarrollada por la Guardia Civil de Castellón y el Equipo de Secuestros y Extorsiones de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, que se encarga de investigaciones nacionales e internacionales relacionadas con secuestros y extorsiones.
CONSEJOS ANTE UN SECUESTRO VIRTUAL
Ante el aumento de los secuestros virtuales en México y otros países de la región, la Guardia Civil ha publicado una lista de consejos para quienes resulten ser víctimas de este delito, empezando por escuchar lo que diga el extorsionador y no proporcionarle ninguna información sobre uno mismo u otros familiares, ya que esto le facilitaría el trabajo.
En segundo lugar, aconseja permanecer tranquilo y no alterarse ante las amenazas que pretenden "intimidar" y generar una "crisis" en la víctima. Además, ante un secuestro virtual se debe hacer alguna pregunta de comprobación a los extorsionadores para averiguar el nivel de información que poseen y así poder determinar si se trata únicamente de una extorsión.
Si se hubieran identificado como policías o jefes de seguridad de algún establecimiento, la Guardia Civil aconseja informar al interlocutor de que para comprobarlo va a colgar, avisar a un cuerpo policial y devolver la llamada.
A los familiares de la víctima, les aconseja no pagar el dinero que exijan para el supuesto rescate del secuestrado, "ya que al tratarse de una extorsión, la víctima no corre un peligro real". Y, si la persona que está recibiendo la llamada se encuentra fuera de España, debe contactar con la Guardia Civil y, al mismo tiempo, informar de urgencia a las autoridades policiales del país donde se encuentre.
La Guardia Civil asegura que a todos los efectos, este tipo de secuestro está considerado como un secuestro real, ya que la persona secuestrada mantiene conversación telefónica permanente con los delincuentes, sintiéndose amenazada con morir si desconecta el móvil o no cumple, ella o sus familiares, las exigencias económicas de los secuestradores.