Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

México pide a Maduro que suspenda la Asamblea Constituyente para favorecer el diálogo político

México ha instado este jueves al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, a que suspenda la convocatoria de la Asamblea Constituyente para dar espacio a un nuevo diálogo político que permita resolver "la grave crisis democrática" que sufre la nación caribeña.
"El Gobierno de México hace un respetuoso y fraterno llamado al Gobierno del presidente Nicolás Maduro para que suspenda la convocatoria a la Asamblea Constituyente y abra así la puerta a una negociación que lleve a resolver la grave crisis democrática por la que atraviesa Venezuela", ha dicho el Ministerio de Exteriores en un comunicado.
El Ejecutivo de Enrique Peña Nieto ha argumentado que "la Asamblea Constituyente no hace sino profundizar la división y violencia que ha costado ya la vida a más de un centenar de personas" a causa de los enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad en las protestas opositoras que comenzaron en abril.
"El Gobierno de Venezuela y el presidente Maduro tienen la oportunidad histórica de abrir un nuevo camino de reconciliación y paz reconsiderando la convocatoria a la Asamblea Constituyente y creando las condiciones para iniciar un proceso genuino de negociación política entre todos los venezolanos", ha considerado.
A este respecto, México ha reiterado "su absoluta disposición para apoyar por la vía diplomática, y con estricto respeto a la soberanía del pueblo de Venezuela, cualquier esfuerzo sincero en la búsqueda de una solución negociada, pacífica y democrática".
ASAMBLEA CONSTITUYENTE
México ha reaccionado así al referéndum celebrado el pasado domingo a convocatoria del Parlamento, controlado por la Mesa de Unidad Democrática (MUD), para que los venezolanos decidieran si quieren una nueva Carta Magna. El 98 por ciento se posicionó en contra de la Asamblea Constituyente, con una participación de 7,2 millones de personas, 693.789 que votaron en el extranjero.
El Consejo Nacional Electoral (CNE) ha rechazado la validez del referéndum y ha ratificado la convocatoria para que el 30 de julio los venezolanos voten a los 545 miembros de la Asamblea Constituyente, de los cuales 173 saldrán de sectores afines al 'chavismo' y 364 tendrán carácter territorial, a lo que se suman ocho representantes indígenas que serán elegidos el 1 de agosto.
La MUD --coalición opositora-- ha denunciado que la Asamblea Constituyente es un intento de Maduro para perpetuarse en el poder. La Organización de Estados Americanos (OEA) y numerosos gobiernos de la región han denunciado una ruptura del orden constitucional en Venezuela por la deriva autoritaria del Gobierno.