Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Merkel ofrece su apoyo a la ministra de Defensa, inmersa en una polémica con el Ejército

La canciller alemana, Angela Merkel, ha respaldado este miércoles a su ministra de Defensa, Ursula von der Leyen, en la gestión de la crisis abierta en el Ejército a raíz de la detención de un militar, presuntamente de extrema derecha, que se hizo pasar por refugiado sirio y planeaba cometer un atentado.
"La ministra de Defensa cuenta con todo el apoyo de la canciller y del conjunto del Gobierno alemán para que todos los aspectos del caso de Franco A. como los que atañen al Ejército sean aclarados", ha declarado el portavoz del Gobierno, Steffen Seibert, en una comparecencia rutinaria ante la prensa celebrada hoy en Berlín.
El teniente Franco A. --cuyo apellido no se menciona en Alemania por motivos legales de privacidad--, fue detenido el miércoles pasado bajo sospecha de preparar un atentado terrorista de motivación de extrema derecha.
Paralelamente a sus funciones en el Ejército, A. se hizo pasar por refugiado sirio en Alemania, probablemente con el fin de perpetrar un ataque que pudiera ser atribuido a un inmigrante árabe.
Posteriormente, la asociación de periodistas Redaktionsnetzwerk Deutschland (RND) informó de la presunta la existencia de una pequeña red de ultraderechistas en la tropa germana.
El portavoz de Merkel ha considerado además adecuado que la titular de Defensa iniciase procesos de investigación que sirvan para aclarar tanto este escándalo como otros incidentes anteriores que incluyeron casos de maltrato y de acoso sexual en las tropas.
Ursula von der Leyen anunció este martes que suspendía un viaje que tenía previsto a Estados Unidos para centrarse en la investigación del caso de Franco A. y zanjar de paso las críticas sobre su liderazgo.
La política conservadora, miembro de la Unión Cristianodemócrata que preside Angela Merkel, viajó este miércoles a la localidad francesa de Illkirch, el último lugar en el que estuvo destacado el sospechoso como miembro de un batallón franco-alemana.
Al salir a la luz el caso, Von der Leyen acusó al Ejército de cultivar un falso espíritu de cuerpo. La ministra dijo que el teniente detenido había presentado un trabajo de maestría en 2014 en el que quedaba patente su visión ultraderechista que, según sus palabras, había sido minimizada por sus superiores.
Semanas antes, Von der Leyen había destituido a un general al salir a la luz varios casos de maltrato y acoso sexual de soldados en campos de entrenamiento militar.