Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Merkel, Hollande y Putin hablan por teléfono del futuro de Ucrania

La canciller de Alemania, Angela Merkel, el presidente de Francia, François Hollande, y el mandatario de Rusia, Vladimir Putin, han mantenido este miércoles una conversación telefónica en la que han analizado la situación del conflicto de Ucrania y han lamentado la falta de avances.
El Kremlin ha reconocido en su nota la "desafección" de los líderes por dicho estancamiento, a pesar de que todas las partes se han comprometido a aplicar los compromisos firmados en Minsk y que han sido renovados periódicamente.
La Presidencia rusa ha hecho hincapié en el "deterioro" de la situación en la línea que separa a los dos frentes y ha calificado de "inadecuados" los resultados logrados hasta ahora por el denominado Grupo de Contacto, del que forman parte Rusia, Ucrania y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE).
Hollande ha recordado que "los acuerdos de Minsk siguen siendo la única vía de resolución pacífica de la crisis de Ucrania", desatada en abril de 2014, según un comunicado del Elíseo.
Un portavoz de Merkel, Steffen Seibert, también ha apuntado en otra nota la necesidad de estabilizar el alto el fuego en la zona, toda vez que sigue siendo "frágil". Tanto Berlín como Moscú y París han llamado a resolver las cuestiones jurídicas pendientes y proceder al intercambio de todos los presos.
SIRIA
Putin, Hollande y Merkel han aprovechado también para tratar la situación de Siria y el presidente ruso ha informado a sus interlocutores de los esfuerzos emprendidos por Moscú para convocar el 23 de enero en Astaná (Kazajistán) a las partes en conflicto.
El Elíseo ha recordado que en esa cita debe haber "plena representación" de la oposición y ha insistido en que el objetivo debe ser, en cualquier caso, la reanudación de las conversaciones en Ginebra bajo mediación de Naciones Unidas. Hollande ha pedido también "respeto" para el alto el fuego acordado a finales de diciembre.