Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Merkel deja claro que Alemania seguirá deportando a afganos a pesar del atentado de Kabul

La canciller alemana, Angela Merkel, ha subrayado este jueves que su Gobierno mantendrá las deportaciones de solicitantes de asilo afganos a su país de origen a pesar de que la situación de seguridad se ha recrudecido en los últimos días, especialmente con el atentado que el miércoles acabó con la vida de 90 personas cerca de la Embajada germana en Kabul.
"El estremecedor ataque del miércoles en Kabul constituye, una vez más, una oportunidad para poder analizar bien la situación de seguridad provincia a provincia" en Afganistán", ha afirmado Merkel en una rueda de prensa celebrada en Berlín.
La canciller ha dicho además que Alemania busca concentrarse en expulsar a aquellos demandantes de asilo que han cometido delitos en el país europeo y ha abogado por "estudiar cada caso de manera individual".
También ha asegurado que es importante concentrarse en las deportaciones a los refugiados que habían cometido delitos en Alemania y echar un vistazo más de cerca a cada caso individual. "Esa es la lección del día anterior para mí", ha afirmado Merkel.
Tras el ataque terrorista perpetrado este miércoles en las proximidades de la Embajada alemana de Kabul, en el que al menos 90 personas murieron y otras 460 resultaron heridas, en Alemania han aumentado las voces que instan al Gobierno a paralizar las deportaciones colectivas de ciudadanos afganos a su país de origen alegando que el país asiático no es seguro.
Este miércoles, el Ejecutivo de Merkel decidió cancelar un vuelo lleno de refugiados afganos cuyas solicitudes de asilo habían sido rechazadas.
El ministro del Interior alemán, Thomas de Maizière, ha señalado que la intención es que dicho vuelo pueda llevarse a cabo próximamente y, al igual que la canciller, ha insistido en que la postura del Gobierno en relación con las deportaciones a Afganistán no ha variado tras el ataque.