Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

May "dejará claro" a Trump que la información de Inteligencia debe quedar a salvo de filtraciones

La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, ha confirmado que este jueves, durante la reunión que mantendrán en Bruselas por la cumbre de la OTAN, "dejará claro" al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que la información de Inteligencia que comparten ambos países debe estar a salvo de filtraciones, tras el malestar generado entre las autoridades británicas por los datos que la prensa norteamericana ha publicado sobre el atentado en Mánchester.
May, que ha comparecido tras mantener una nueva reunión con el gabinete de emergencia, Cobra, ha confirmado así la información publicada por la prensa británica, según la cual en Downing Street están "furiosos" porque las filtraciones de Inteligencia que se han hecho desde Estados Unidos a la prensa podrían haber perjudicado a la investigación sobre este ataque terrorista.
El nombre del terrorista de Mánchester, Salman Abedi, se publicó en los medios norteamericanos a pesar de que el Gobierno de Reino Unido dijo expresamente que quería mantenerlo en secreto hasta que la investigación estuviera más avanzada y el 'New York Times' publicó el miércoles unas fotografías de piezas del artefacto explosivo utilizado en el atentado.
La Policía de Mánchester ha decidido dejar de compartir información sobre el atentado con Estados Unidos hasta que la potencia norteamericana garantice que no habrá más filtraciones. Sin embargo, fuentes consultadas por el 'Guardian' confían en que los intercambios de datos entre ambos países se reanuden lo antes posible.
El atentado tuvo lugar el lunes por la noche cuando Abedi se inmoló en una de las salidas del Manchester Arena justo cuando la gente abandonaba el recinto tras el concierto de la cantante estadounidense Ariana Grande. En total, 22 personas murieron y decenas resultaron heridas. De momento, hay ocho detenidos en Reino Unido, a los que se suman el padre y el hermano de Abedi, que han sido arrestados en la capital libia, Trípoli.
May ha confirmado que el nivel de amenaza terrorista se mantiene en "crítico", el máximo posible, que implica que las tareas que normalmente realiza la Policía serán asumidas por militares y que los agentes del cuerpo civil podrán patrullar armados, así como un despliegue de seguridad especial en lugares considerados estratégicos y en eventos públicos.