Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Máximo Kirchner debuta en política defendiendo la reelección de su madre

Cristina Fernández de KirchnerGTres

Máximo Kirchner, hijo de la actual presidenta argentina, Cristina Fernández, y de su antecesor, Néstor Kirchner, ha dedicado su primera aparición en un acto político público a defender la revocación del límite de dos mandatos presidenciales recogido en la Constitución para posibilitar así la reelección de su madre en 2015.

"Si Cristina es tan mala o no sirve, si están tan interesados en terminar con esta experiencia política, si quieren acabar con el kirchnerismo, ¿por qué no compiten con Cristina, le ganan a Cristina y sanseacabó?", afirmó Kirchner tras aparecer por sorpresa en un acto de las juventudes kirchneristas, La Cámpora, en el Estadio Diego Armando Maradona de Buenos Aires, según recoge el diario 'La Nación'.
La intervención de Máximo Kirchner, uno de los fundadores de La Cámpora, fue recibido con euforia y emoción entre los miles de asistentes al acto político y ha provocado reacciones en la clase política argentina.
"¡No les tengan miedo a las urnas! ¡No le tengan miedo a la sociedad", exclamó Kirchner entre la ovación de los militantes, de los miembros de la mesa de conducción de La Cámpora y de un nutrido grupo de dirigentes kirchneristas.
Si ganan a Cristina, "nosotros volveremos a las calles, a hacer lo que tenemos que hacer y a reconstruir la fuerza política para volver a gobernar la Argentina en los próximos años", agregó.
Kirchner aseguró que la presidenta no estaba al tanto de su intervención y que tampoco estaría de acuerdo. "Por lo que voy a decir quizá voy a tener que pedir la casa de un compañero hoy para dormir, porque creo que Cristina se va a enojar", dijo.
Durante la media hora que duró su intervención, Kirchner reivindicó a la militancia y la gestión del Gobierno en el conflicto por la deuda externa, criticó a la prensa y a la oposición.