Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Martin McGuinnes dimite del gobierno norirlandés y llama a convocar elecciones

El viceministro principal de Irlanda del Norte y miembro del Sinn Fein, Martin McGuinness, ha anunciado este lunes su renuncia del gobierno norirlandés por su desacuerdo con la ministra principal, Arlene Foster, respecto a un controvertido programa energético.
El Sinn Fein, que forma parte del gobierno con el Partido Democrático Unionista (DUP) de Foster, había pedido a la ministra principal que se apartara del cargo durante la investigación sobre el citado programa, que la formación republicana denuncia que ha costado a los contribuyentes cientos de millones de libras.
"La ministra principal se ha negado a apartarse. Por tanto, con profundo pesar y reticencia presento mi dimisión como viceministro principal", ha anunciado McGuinness en un comunicado, en el que ha defendido la necesidad de "unas elecciones que permitan a los ciudadanos hacer su propio juicio".
En su opinión, la negativa de Foster a apartarse temporalmente del cargo es un "indicativo de una profunda arrogancia arraigada que está infligiendo un enorme daño al Ejecutivo, la Asamblea y a toda la población".
McGuinness ha subrayado que en los últimos diez años ha trabajado "con los líderes del DUP y tendido la mano a los unionistas sobre la base de la igualdad, el respeto y la reconciliación", pero "en este tiempo las acciones del Gobierno británico y el DUP han minado las instituciones y erosionado la confianza de los ciudadanos".
"El Sinn Fein no tolerará la arrogancia de Arlene Foster y el DUP", ha advertido McGuinness, según informa el 'Belfast Telegraph'. El líder norirlandés, que otrora fue jefe militar del Ejército Republicano Irlandés (IRA), ha defendido que su partido quiere "igualdad y respeto para todos". "No habrá una vuelta al status quo", ha advertido.
La ministra principal ya había dejado claro que estaba dispuesta a ir a elecciones anticipadas antes que ceder a las demandas del Sinn Fein. En una entrevista a un diario local previa al anuncio de McGuinness había recalcado que si el partido republicano creía que con sus amenazas ella iba a dar marcha atrás se equivocaba. "No dimitiré y si hay elecciones, hay elecciones", ha sostenido, subrayando que toma sus "directrices del electorado y ciertamente no del Sinn Fein".
La polémica se refiere al programa Incentivo para la Calefacción Renovable (RHI, por sus siglas en inglés), que se estima que ha tenido un sobrecosto de 490 millones de libras (565 millones de euros). La ministra principal ha accedido a que haya una investigación sobre el mismo y a que se cree un mecanismo para intentar recuperar el sobrecosto, pero se ha negado ha dejar el cargo mientras se conoce el resultado de la investigación.