Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Marruecos anuncia el cierre de escuelas de un grupo presuntamente vinculado a Fetulá Gulen

El Gobierno de Marruecos ha anunciado este jueves el cierre de las escuelas del grupo Mohamed al Fatih por su presunta relación con el clérigo turco Fetulá Gulen, al que Ankara acusa de estar detrás del intento de golpe de Estado de julio de 2016.
El Ministerio del Interior de Marruecos ha dicho que las escuelas han sido cerradas durante la jornada "por propagación de la ideología de este movimiento y su fundador y la difusión de ideas contrarias a los principios del sistema educativo y religioso marroquí".
Así, ha manifestado que, tras varias advertencias por parte del Ministerio de Educación, "se ha decidido que todos los establecimientos del grupo educativo serán cerrados en el plazo de un mes".
En su comunicado, recogido por la agencia estatal marroquí de noticias, MAP, el ministerio ha asegurado "haber tenido en consideración el interés de los alumnos y sus padres".
Gulen, que encabeza el grupo Hizmet, vive en Estados Unidos en un exilio autoimpuesto desde 1999. Turquía ha reclamado en numerosas ocasiones su detención y extradición.
El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha acusado insistentemente en los últimos años a Gulen de urdir un plan para echarle del poder valiéndose de sus simpatizantes en todos los estamentos del Estado.
La campaña de críticas contra Gulen y sus seguidores se inició después de la apertura de una investigación por corrupción contra varios ministros del Gobierno de Erdogan en diciembre de 2013.
En respuesta, Erdogan acusó a Gulen de promover su derrocamiento a través de una 'estructura paralela' integrada por miembros del aparato judicial y las fuerzas de seguridad que eran afines a Hizmet.
Pese a que el clérigo ha condenado desde Estados Unidos la asonada militar y ha pedido una investigación sobre los hechos, las autoridades turcas insisten en que fue él el principal responsable de lo ocurrido.