Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Italia afronta un día clave en su lucha contra la crisis

La Cámara de los Diputados ratificará las medidas de ajuste aprobadas por el Senado


Después de que el Senado italiano aprobara las medidas de austeridad que demanda la Unión Europea para evitar el colapso de la eurozona, la Cámara de los Diputados las ratificará este sábado. El paso siguiente será la dimisión de Silvio Berlusconi y, acto seguido, el presidente de la República italiana, Giorgio Napolitano, podría nombrar a Mario Monti primer ministro entre el domingo o el lunes. Napolitano habría pedido a Monti que no se fuera de Roma el fin de semana. El excomisario europeo estaría valorando la posibilidad de nombrar un Gobierno de tecnócratas en vez de organizar un Ejecutivo con miembros de todas las fuerzas políticas presentes en el Parlamento.
Las medidas fueron aprobadas con 156 votos a favor, doce en contra y una abstención. El Partido Democrático, principal formación de oposición, y el llamado Tercer Polo, que aglutina a varios partidos de centro-derecha, no participaron en la votación.
La ley de Estabilidad pasará este sábado a la Cámara de los Diputados para ser ratificada de forma definitiva y posteriormente, tal y como prometió el pasado martes, el primer ministro, Silvio Berlusconi, dimitirá de su cargo ante el presidente de la República, Giorgio Napolitano, que tendrá que decidir si crear un Gobierno de emergencia para salir de la crisis financiera que sufre el país o convocar elecciones anticipadas. Parece que su opción será elegir como primer ministro a Mario Monti. Según el diario 'Corriere della Sera', el Ejecutivo podría formarse ya el mismo domingo a fin de que haya un Gobierno establecido en la apertura de los mercados del lunes.
GOBIERNO DE TECNÓCRATAS
Monti quiere un Gobierno de tecnócratas que permita dar confianza a los mercados y ponga en práctica las medidas que aprobará el Parlamento este fin de semana. Así, pretende poner en cada ministerio a especialistas en el campo específico de la cartera. Uno de los nombres que se barajan sería el del director general de la Banca de Italia, Fabrizio Saccomani, como ministro de Desarrollo Económico o el mismo Lorenzo Bini Smaghi, que este jueves dimitió como consejero del Banco Central Europeo.
El Ejecutivo de Monti estaría formado por tan sólo doce o quince ministros que pondrían en práctica las medidas exigidas por la Unión Europea para salir de la crisis económica y de deuda que sufre el país.
Otros nombres que se barajan son el del exprimer ministro Giuliano Amato para la cartera de Interior o la presidenta del Tribunal de Apelación de Turín, Livia Pomodoro, para el ministerio de Justicia.
No obstante, Berlusconi estaría presionando a Napolitano para que, al menos, permaneciera el actual subsecretario de Presidencia, Gianni Letta, en el cargo y el ministro de Exteriores, Franco Frattini, que también podría trasladarse a la cartera del Interior. Además, habría exigido que el actual ministro de Justicia, Nitto de Palma, permaneciera también en el ministerio.
PARTIDARIOS Y DETRACTORES
A pesar de que Monti se perfila como el favorito de Napolitano para guiar este Ejecutivo técnico, después de nombrarlo el miércoles como senador vitalicio, el excomisario no cuenta con el apoyo de la Liga Norte, aliada del partido de Berlusconi, Pueblo de la Libertad (PDL), ni de Italia de los Valores (IDV), uno de los partido opositores.
Monti estaría apoyado por el opositor Partido Democrático y las fuerzas de centro-derecha, Unión de Centro y Futuro y Libertad. Por su parte, el líder del PD, Pier Luigi Bersani, ha recordado al principal dirigente del IDV, Antonio Di Pietro, que "primero va Italia" y después "la política y sus alianzas".
Por su parte, el PDL está dividido respecto al nombramiento de Monti y sobre la hipótesis de un Gobierno técnico. Varios diputados, entre ellos el ex ministro de Desarrollo Claudio Scajola, apoyan que se convoquen elecciones anticipadas, aunque Berlusconi advirtió este jueves por la noche de que "los mercados no esperan meses" y que su partido "no puede ir en contra de los mercados".
"Si convocáramos elecciones anticipadas caerían sobre mí todas las culpas del mundo, la caída de la Bolsa, el fracaso de los bancos y la subida de la prima de riesgo", ha explicado a sus colaboradores.