Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Manifestantes y policías se enfrentan en la protesta de Caracas contra la Asamblea Constituyente

Manifestantes y miembros de las fuerzas de seguridad se han vuelto a enfrentar en la marcha que la Mesa de Unidad Democrática (MUD) ha convocado para este miércoles en Caracas con el fin de protestar contra la Asamblea Constituyente anunciada por el presidente venezolano, Nicolás Maduro.
La movilización opositora ha comenzado a las 11.30 (hora local) en el distribuidor de Altamira, en el área metropolitana de Caracas, sin un rumbo determinado porque los líderes de la MUD han rehusado revelar su objetivo para impedir un nuevo bloqueo policial.
Sin embargo, la estrategia no ha surtido efecto y efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) se han apostado en la autopista Francisco Fajardo para evitar que los manifestantes pudieran continuar su camino, lo que ha provocado nuevos enfrentamientos.
La GNB ha empleado gases lacrimógenos que han causado varios heridos, entre ellos el coordinador nacional del partido opositor Voluntad Popular, Freddy Guevara. "Señor Nicolás Maduro, le anuncio que sigo firme y voy para delante (...) Una herida de su dictadura es una medalla de honor", ha escrito él mismo en Twitter.
La MUD ha bautizado a la protesta de este miércoles como "la gran marcha contra el fraude constituyente". "No necesitamos cambiar la Constitución, sino este sistema de hambre y desempleo por uno de paz y progreso", ha sostenido el presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges.
Maduro anunció el 1 de mayo, con motivo del Día Internacional del Trabajo, su intención de convocar una Asamblea Constituyente para "preservar la paz y estabilidad" de Venezuela, argumentando que es la única forma de frenar el "golpe de Estado" que la MUD y sus aliados extranjeros habrían planeado para echarle del Palacio de Miraflores.
El líder bolivariano detalló entonces que, en lugar de una Asamblea Constituyente protagonizada por partidos políticos, tendría un carácter "comunal". Un total de 500 "ciudadanos" formarán parte de la misma, de los cuales 250, la mitad, serán elegidos entre determinados sectores de marcado corte 'chavista'.
La MUD ha interpretado esta medida como una consumación del "autogolpe" y ha llamado a sus seguidores a continuar en las calles. La coalición opositora no ha dejado de manifestarse desde el 4 de abril por los fallos del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que privaron al Parlamento de sus poderes y a los diputados de su inmunidad.
En 1999, nada más llegar al Gobierno, el fallecido presidente Hugo Chávez convocó a un proceso constituyente que, entre otras cosas, derivó en un aumento a seis años del mandato presidencial y permitió a la población revocar los cargos públicos.