Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Malasia detiene por "amenazas a la seguridad" dos turcos que HRW cree que podrían ser torturados en Turquía

Las autoridades de Malasia han detenido a dos ciudadanos turcos por su presunta implicación en actividades que consideran que amenazan a la seguridad del país, mientras la organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW) ha advertido de que podrían ser torturados de ser devueltos a su país.
El jefe de la Policía de Malasia, Jalid Abú Bakar, ha anunciado este miércoles la detención de Turgay Karaman, director de una escuela internacional en Perak, y del empresario Ihsan Aslan. Los familiares de ambos habían denunciado haber perdido el contacto con ellos la noche anterior, según ha informado el portal de noticias BenarNews.
"La Policía de Malasia quiere confirmar que T. Karaman e I. Aslan fueron detenidos ayer por su implicación en actividades que amenazan la seguridad de Malasia, en virtud de la sección 130 del Código Penal", ha escrito Abú Bakar en su cuenta oficial de la red social Twitter.
En una grabación de cámaras de vigilancia se puede ver a Karaman, de 43 años, siendo obligado por cinco hombres a meterse en un vehículo junto a un edificio en la capital, Kuala Lumpur, cuando se dirigía a reunirse con su abogado el martes.
Varios medios han señalado que los dos detenidos tienen vínculos con el círculo del influyente clérigo Fetulá Gulen, al que Ankara acusa de estar detrás de la intentona golpista del pasado mes de julio.
No obstante, la esposa de Aslan, Ainnurul Aisyah Yunos Ali Maricar, ha asegurado en declaraciones a Free Malaysia Today (FMT) que no existe tal vínculo y que su esposo lleva 15 años viviendo en el país por motivos laborales.
Por su parte, el subdirector de HRW para Asia, Phil Robertson, ha exigido una "investigación urgente" en torno a la detención de los dos turcos, y ha señalado que es prioritario que se garantice que los dos detenidos "no sean obligados bajo ninguna circunstancia a regresar de Turquía", donde existen "dudas" sobre la posibilidad de que sean torturados en su país natal.
"Se sabe que los dos están en alguna agencia del Gobierno de Malasia", ha indicado, dado que se desconoce el lugar en el que se encuentran. "Las agencias competentes deben anunciar de forma inmediata el lugar donde se encuentran y los argumentos legales para su detención y, en primer lugar, permitirles acceso inmediato y sin restricciones a sus familiares y abogados", ha concluido.
El primer secretario de la Embajada turca en Kuala Lumpur, Ahmet Dogan, se ha negado a hacer comentarios al ser preguntado por el portal BenarNews si las detenciones habían sido llevadas a cabo a petición de Ankara.