Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mahama comunica que abandonará su residencia oficial, que debía haber dejado el 10 de enero

El expresidente de Ghana John Mahama ha comunicado este miércoles su intención de abandonar su residencia oficial, después de la polémica desatada tras no hacerlo el sábado, cuando finalizó su mandato.
En una carta enviada a su sucesor, Nana Akufo-Addo, Mahama ha dicho que retira sus peticiones para conservar esta residencia y una segunda utilizada como oficina.
"Parecería que estas peticiones amenazan con dañar el espíritu de cooperación con el que ambos, como copresidentes del Equipo Conjunto de Transición, logramos una transferencia tranquila del poder de mi Administración a la suya", ha afirmado.
"Creo que esta controversia no es en absoluto necesaria en estos días en los que su Gobierno asume sus funciones", ha agregado, según la carta, publicada por la exministra de Exteriores Hanna Tetteh.
Mahama no había abandonado la residencia argumentando que había alcanzado un acuerdo con Akufo-Addo para permanecer en la vivienda, si bien esto fue negado el martes por Yaw Osafo Mafo, miembro del equipo del mandatario.
La decisión de Mahama había provocado una importante controversia en el país, ya que su residencia es la del vicepresidente, por lo que Mahamadu Bawumia, quien asumió recientemente el cargo, no ha podido entrar en ella.
Sin embargo, la oficina de Mahama argumentó que Bawumia puede alojarse en otro edificio, la Casa de Australia, donde vivía el hasta ahora vicepresidente Kwesi Bekoe Amissah-Arthur.
El Parlamento del país africano aprobó en octubre una ley para que los ministros y miembros del Gobierno saliente abandonaran las propiedades estatales en un máximo de tres meses, si bien no es aplicable a Mahama ni sus vicepresidentes.