Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Maduro define su encuentro con los mediadores en el diálogo como "excelente"

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha calificado de "excelente" el encuentro que ha mantenido este jueves a última hora de la tarde con el denominado 'trío de expresidentes' y el resto de mediadores en el marco del diálogo nacional con el que el Gobierno y la oposición tratan de hallar soluciones a la crisis política, económica y social que sufre el país.
"Excelente reunión con los acompañantes internacionales de la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR) y el Vaticano para fortalecer el proceso de diálogo político por la paz", ha señalado el presidente a través de su cuenta oficial de la red social Twitter, sin ofrecer más detalles.
La reunión ha tenido lugar en el Palacio de Miraflores, según ha informado la propia Presidencia, donde el mandatario ha intercambiado información en torno al diálogo con el secretario general de UNASUR, Ernesto Samper, el 'trío de expresidentes' --integrado por los exmandatarios de España José Luis Rodríguez Zapatero, de República Dominicana Leonel Fernández y de Panamá Martín Torrijos-- y en representación de la Santa Sede, el nuncio Aldo Giordano, en sustitución de monseñor Claudio María Celli, que no ha podido estar presente.
El pasado 30 de octubre Gobierno y Mesa de la Unidad Democrática (MUD) iniciaron un diálogo en Isla Margarita, aunque la coalición opositora ha acusado al Gobierno de incumplimiento y ha reclamado "un nuevo formato que sea más transparente" para que los venezolanos sean conscientes de los compromisos a los que se llega en la mesa de negociaciones.
No obstante, Maduro ha asegurado que la coalición opositora "no quiere ceder" en las conversaciones, a pesar de que el Gobierno sí ha cumplido con los acuerdos sellados en reuniones previas.
"Es un despropósito aberrante que la MUD diga que no quiera dialogar; es un desconocimiento a sus obligaciones como ciudadanos, como representantes públicos. Es una burla para los acompañantes internacionales y facilitadores", señaló esta misma semana el presidente.