Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Maduro destituye al comandante general de la GNB y ratifica a Padrino como ministro de Defensa

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha destituido este martes al comandante general de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), Antonio Benavides, ratificando en su puesto al ministro de Defensa, Vladimir Padrino.
Maduro ha afirmado que Benavides asumirá en los próximos días un nuevo cargo, sin dar más detalles, agregando que será sustituido en el puesto por el mayor general Sergio Rivero.
Asimismo, ha señalado que Padrino ha sido relevado de sus funciones como comandante del Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), puesto que será ocupado por el almirante Remigio Ceballos.
Por último, ha anunciado el nombramiento de José Adelino Ornelas como jefe del Estado Mayor del Comando Estratégico de la FANB, según ha informado el diario local 'El Nacional'.
Los nombramientos tienen lugar en medio de las denuncias contra los responsables de las fuerzas de seguridad por los abusos cometidos durante la represión de las protestas contra el Gobierno.
En este sentido, la diputada opositora Gabriela Arellano ha lamentado que "generales y almirantes que denunciamos ante MP --en referencia al Ministerio Público-- por cometer atrocidades contra venezolanos, son premiados y ascendidos".
"El Alto Mando Militar designado hoy, está denunciado en el MP, la fiscalía debe proceder con rapidez a realizar antejuicio de mérito", ha agregado, a través de una serie de mensajes publicados en su cuenta en la red social Twitter.
"Que quede claro que el ser ascendidos, no los exime de la responsabilidad de las atrocidades cometidas, seguiremos denunciando", ha remachado Arellano.
La tensión política en Venezuela alcanzó un nuevo pico el pasado marzo, cuando el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) despojó de sus poderes a la Asamblea Nacional --controlada por la oposición desde 2016-- y dejó sin inmunidad parlamentaria a los diputados.
El Gobierno de Maduro ordenó dar marcha atrás en ambas decisiones, algo que el TSJ cumplió, pero la oposición y la Organización de Estados Americanos (OEA) consideran que se ha producido una "ruptura del orden constitucional" que requiere elecciones anticipadas.
Desde entonces, la Mesa de Unidad Democrática (MUD) no ha dejado de convocar manifestaciones multitudinarias que han acabado en duros enfrentamientos con las fuerzas de seguridad. Gobierno y oposición se han acusado mutuamente de armar a civiles para desatar la violencia.
Maduro ha convocado una Asamblea Constituyente por considerar que es la única forma de devolver la paz a Venezuela. La MUD, por su parte, ha denunciado que de esta manera el 'chavismo' pretende consumar el "autogolpe" que comenzó con las polémicas sentencias del TSJ.
La Asamblea Constituyente estará formada por 500 "ciudadanos" que serán elegidos en las próximas semanas "a través del voto universal, directo y secreto", de los cuales la mitad, 250, saldrán de sectores de marcado corte oficialista, según ha detallado Maduro.