Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Maduro descarta liberar a Leopoldo López ante las renovadas exigencias de la oposición

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha descartado de nuevo excarcelar al dirigente de Voluntad Popular Leopoldo López, encarcelado desde febrero de 2014 en la prisión militar de Ramo Verde, después de que la oposición renovara sus exigencias para que el opositor sea liberado.
Los diputados de la oposición han recordado este miércoles unas palabras pronunciadas por Maduro hace un año en las que aseguró que accedería a indultar a López en caso de que Estados Unidos liberase al independentista puertorriqueño Óscar López Rivera, encarcelado en una prisión del estado de Indiana desde hace 35 años.
"La única forma por la que yo usaría las facultades especiales que tengo es para montarlo en un avión (a López), que vaya a Estados Unidos, lo deje allá y me entreguen a Óscar López Rivera", señaló entonces durante un discurso televisado, refiriéndose al opositor venezolano como el "monstruo de Ramo Verde".
Este martes, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha decidido incluir a López Rivera en una lista de más de 200 presos a los que ha conmutado su pena, por lo que saldrá de la cárcel el próximo mes de mayo tras cerca de 35 años de reclusión.
La oposición ha recuperado estas palabras del dirigente para renovar sus exigencias. Entre ellos, el diputado Freddy Guevara, ha señalado que este miércoles que en 2015 Maduro "dijo que si Obama liberaba al puertorriqueño Óscar López, él liberaba a Leopoldo". "Bueno, Obama lo liberó hoy...", ha escrito en su cuenta oficial de Twitter, sugiriendo al mandatario que debería cumplir su promesa.
Sin embargo, en una rueda de prensa ante medios internacionales, Maduro ha señalado que el puertorriqueño "nunca mató a nadie, ni quemó nada ni destruyó a nadie". "El único delito que cometió Óscar López Rivera es pedir la independencia de Puerto Rico en el siglo XX y XXI", ha señalado.
"López Rivera tiene 35 años preso por luchar por la independencia de nuestra amada Puerto Rico, a la que amamos más todavía porque todavía está bajo las cadenas y el yugo colonialista, y es un tema que quedó pendiente en la agenda del libertador Simón Bolívar", ha apuntado.
Maduro ha recordado al puertorriqueño como "un gran revolucionario y un gran patriota" y ha asegurado que "por justicia" merecía salir de prisión.
"ES INCOMPARABLE"
En comparación, al referirse a Leopoldo López, ha asegurado que su caso, más allá del "comentario jocoso" que hizo entonces acerca de ese intercambio, está "en manos de la Justicia venezolana" y que será el sistema judicial y la Comisión de la Verdad los que procesen "ese caso y todos los demás".
"Y espero que haya justicia pero ¿tú sabes qué espero?: que le pidan perdón a las víctimas, que reconozcan sus pecados, sus falta y sus crímenes y hagan un compromiso de no repetición y de reparación", ha continuado, al recordar que los hechos por los que López fue encarcelado acabaron con "900 compatriotas heridos, 300 de ellos de gravedad y con graves discapacidades".
En este sentido, ha recordado que desde entonces "no ha tenido la altura ni la tendrá" de pedir perdón a los afectados por la violencia en las protestas opositoras de 2014, que se saldaron con 43 muertos y cientos de heridos, y por la cual fue condenado en septiembre de 2015 a 13 años y nueve meses de prisión.
"Es incomparable", ha remachado. "Óscar López Rivera tiene dignidad y este señor (Leopoldo López) es un agente de la CIA preparado para ser presidente de Venezuela por la vía del terrorismo y la imposición de un modelo de la ultraderecha: esa es mi respuesta definitiva", ha concluido.
La Mesa de Unidad Democrática (MUD) --coalición opositora-- asegura que López es un "preso político" y ha exigido en repetidas ocasiones su liberación y la de otros disidentes encarcelados como gesto de buena voluntad del Gobierno de cara al diálogo político.