Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Macky Sall refrenda el dominio de su gobierno con su amplia victoria en las parlamentarias senegalesas

La coalición de gobierno en Senegal que lidera el presidente del país, Macky Sall, se ha hecho con una amplia victoria en las elecciones parlamentarias de la semana pasada, según las primeras estimaciones oficiales de este sábado, tras una votación marcada por la tensión de las semanas previas y errores en máquinas de identificación que la oposición considera un fraude deliberado que ha impedido votar a cientos de personas.
La coalición de Sall, Benno Bokk Yaakaar (BBY), ha obtenido según la agencia oficial de noticias senegalesa, APS, un 49.48 por ciento de los votos, que se han traducido en 125 de los 165 escaños de la Asamblea Nacional. Las coaliciones lideradas por el ex presidente del país, Abdulaye Wade, y por el alcalde de Dakar, Jalifa Sall, han obtenido respectivamente solo 19 y siete escaños.
Estos datos proceden de la Comisión Nacional Electoral y tienen que ser validados por el Consejo Constitucional del país.
Al final, 14 partidos contarán con representación en el Parlamento nacional donde, por primera vez, medio millón de senegaleses en la diáspora estarán representados por 15 diputados.
Los resultados, según los analistas, incrementan las posibilidades de Sall a la hora de impulsar su agenda de cara a las elecciones presidenciales de 2019, donde aspira a un segundo mandato tras arrebatar el poder a Wade en 2012.
Sin embargo, y a pesar de su fama como uno de los países más estables del continente africano, Senegal ha vivido semanas de alta tensión antes de los comicios por la perenne tensión entre Sall y el ex presidente, cuyo hijo Karim fue arrestado en 2015 y condenado a seis años de cárcel por corrupción -- aunque fue perdonado en 2016 --, en lo que la oposición considera como un intento de manipular los comicios de 2019. Un caso similar ocurre con el alcalde de Dakar, quien ha hecho campaña para estas legislativas desde la cárcel.