Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La MUD no descarta convocar una marcha hacia el Palacio de Miraflores

La Mesa de Unidad Democrática (MUD) no descarta convocar una marcha hacia el Palacio de Miraflores si el referéndum revocatorio contra Nicolás Maduro sigue sin anunciarse, según ha revelado el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, el líder opositor Henry Ramos Allup.
"Puede haber marchas que se hagan de manera normal" hacia el Palacio de Miraflores, ha dicho Ramos Allup, argumentando que el Gobierno "no tiene derecho" a restringir el acceso a los alrededores de la sede de la Presidencia.
"El Gobierno utiliza Miraflores y los espacio adyacentes como un territorio confinado y operativo del PSUV, y eso no puede ser así, porque el espacio de cualquier municipio debe estar a la disposición de cualquier manifestante", ha sostenido, en declaraciones a Globovisión.
Ramos Allup ha recordado que la coalición opositora ha demostrado que es capaz de manifestarse de forma pacífica, pese a las acusaciones del Ejecutivo, y como ejemplo de ello ha puesto la "toma de Caracas" del pasado jueves.
"Ellos dijeron que la 'toma de Caracas' era el momento en el que se consumaría un golpe de Estado, la reproducción del 11 de abril de 2002, y no ocurrió nada de eso", ha recalcado el secretario general de Acción Democrática.
El 1 de septiembre más de un millón de personas --según la MUD-- marcharon por Caracas para exigir la celebración de un referéndum para revocar el mandato presidencial de Maduro antes de que expire oficialmente, en el año 2019.
La marcha transcurrió con tranquilidad, excepto al final, cuando grupos de encapuchados lanzaron piedras y cócteles molotov contra las fuerzas de seguridad, que respondieron con cañones de agua y gases lacrimógenos, en lo que la MUD consideró un ataque de "infiltrados".
Al mismo tiempo, en otro punto de la capital venezolana, miles de simpatizantes del Gobierno se manifestaban "en defensa de la paz y la Revolución Bolivariana". "Han fracasado una vez más. La victoria es nuestra, así lo declaro", dijo Maduro.