Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La MUD llama a "desbordar" las calles el 12 de octubre para que el revocatorio se celebre este año

La Mesa de Unidad Democrática (MUD) ha presentado este lunes su 'hoja de ruta' para garantizar que el referéndum revocatorio contra el presidente venezolano, Nicolás Maduro, se celebrará este año, empezando con una "movilización nacional" el próximo 12 de octubre.
La MUD ha emitido un manifiesto, "tras un proceso de debate, una profunda reflexión y la consulta a muy diversos sectores de la sociedad venezolana", para "lograr el cambio en el 2016 ante el inconstitucional pronunciamiento del Consejo Nacional Electoral (CNE) sobre la etapa de activación del referendo revocatorio".
"Las rectoras 'pesuvistas' del CNE tenían la oportunidad no sólo de cumplir con la Constitución sino con todo el pueblo venezolano, que exige revocar a Nicolás Maduro este año, pero (...) optaron por burlarse de los venezolanos y de sus problemas y, sobre todo, subestimaron la capacidad de acción del pueblo", ha dicho.
La MUD ha confesado que "no esperaba otra cosa del CNE" --"ya sabemos a quiénes nos enfrentamos y ya sabemos de lo que son capaces de hacer"-- y ha decidido reaccionar con "una lección de grandeza". "Haremos todo lo que sea necesario para hacer cumplir con la Constitución y con el deseo de cambio de millones de venezolanos", ha afirmado.
Así, como punto de partida, ha sostenido que "el referendo revocatorio se hará este año" porque "no hay razones técnicas ni jurídicas para que no sea así". "Cualquier intento de bloquearlo implicará la movilización del pueblo pacífico para lograr la restitución del hilo constitucional", ha advertido.
La MUD ha ratificado que la segunda fase para celebrar la consulta popular implica recoger las firmas y huellas del 20 por ciento del censo electoral de todo Venezuela, como señala la ley, y no del 20 por ciento de los votantes de cada estado, como pretende el CNE.
"Llamamos al pueblo de Venezuela a acudir masivamente a la jornada de recolección de manifestaciones de voluntad para activar el referendo revocatorio 2016, que se ha convocado para los días 26, 27 y 28 de octubre (...) La verdadera toma de Venezuela se realizará durante esos tres días", ha augurado.
La MUD ha subrayado igualmente que "al pueblo no lo detendrán con un mezquino número de máquinas, ni ubicándolas de manera maliciosa, ni estableciendo fechas tardías".
Para conseguirlo, la MUD ha propuesto una movilización nacional "con muchísima más amplitud y fortaleza" que la del 1 de septiembre --cuando congregó a cerca de un millón de personas en Caracas--, comenzando por el 12 de octubre. "Desbordaremos las calles de todo el país de forma pacífica, y le haremos saber al régimen y a sus agentes electorales que (...) las normas no las ponen ellos sino que están en la Constitución y seremos los venezolanos los que las haremos cumplir", ha insistido.
La coalición opositora ha esgrimido que "si el régimen desacata la Constitución" es "deber" del pueblo venezolano "activarse y obligarlos en la calle y en las instituciones". "Podemos lograrlo porque somos mayoría, porque la Constitución nos ampara y porque el mundo entero respalda nuestra lucha por la libertad y la democracia", han confiado.
REFERÉNDUM REVOCATORIO
El pasado 1 de agosto el CNE anunció, después de varios meses de espera, que, de las 400.000 firmas entregadas por la MUD para activar el revocatorio, el 98 por ciento son válidas, --frente a las 200.000 necesarias--, por lo que dio por concluida la primera etapa.
El CNE ha apuntado al 26, 27 y 28 de octubre como fecha para la segunda fase, en la que la MUD debe recabar las firmas y huellas dactilares del 20 por ciento de los votantes registrados --unos cuatro millones de venezolanos-- en el plazo máximo de tres días.
Transcurrido el plazo de tres días, el CNE tiene otros 15 para autenticar los apoyos o rechazarlos, como ya hizo en 2004 con el referéndum revocatorio que se planteó entonces contra el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez.
Si el CNE da su 'placet', debe convocar el revocatorio en los 90 días siguientes. Para que el mandato presidencial llegue a su fin deben votar a favor un número igual o superior de electores a los que apoyaron la elección, en el caso de Maduro 7,5 millones, con una participación mínima del 25 por ciento, unos 4,8 millones.
La MUD ha protagonizado multitudinarias protestas para aumentar la presión sobre el CNE porque si el referéndum se convoca después del 10 de enero de 2017, aunque Maduro sea cesado en las urnas no habrá elecciones anticipadas, sino que el vicepresidente, Aristóbulo Istúriz, gobernará hasta 2019.