Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La MUD lanza su plan para superar las "medidas arbitrarias" impuestas por el CNE para el revocatorio

La Mesa de Unidad Democrática (MUD) ha anunciado este viernes el Plan 1.356, con el que pretende "superar" las "medidas arbitrarias" que el Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela ha impuesto para la segunda fase del referéndum con el que la oposición pretende revocar el mandato presidencial de Nicolás Maduro.
El CNE ha anunciado que la segunda fase tendrá lugar entre los días 26 y 28 de octubre. De acuerdo con la Constitución, la MUD deberá recabar las firmas y huellas del 20 por ciento del censo electoral, algo que el CNE ha interpretado como el 20 por ciento del censo electoral de cada estado, no del conjunto nacional.
Además, el CNE ha decidido habilitar solamente 1.356 de los 14.500 centros de votación que existen en Venezuela, a pesar de que la MUD solicitó al menos 6.500, en previsión de una afluencia masiva en apoyo del referéndum revocatorio.
A este respecto, la MUD ha anunciado que sus observadores registrarán a todos los que se acerquen a firmar y no puedan hacerlo "por las condiciones que de manera irregular está colocando el CNE". "Todos los electores venezolanos tienen derecho a firmar para solicitar un revocatorio", ha dicho el jefe de campaña de la MUD, Carlos Ocariz.
En respuesta a lo que la coalición opositora considera medidas "arbitrarias e inconstitucionales", ha ideado el Plan 1.356, que "consistirá en la realización de 1.356 actividades diarias en todo el país que irán acompañadas de mensajes de futuro, progreso y cambio", según ha explicado Ocariz.
"Mañana empezamos con 1.356 visitas casa por casa en todas las parroquias y en municipios", ha dicho, al tiempo que ha avanzado que "el martes se realizarán 1.356 tomas de esquinas, el miércoles 1.356 asambleas ciudadanas, el jueves otras 1.356 tomas de esquinas, el viernes 1.356 madrugonazos y el siguiente sábado 1.356 grandes caminatas".
"Los lunes no se realizarán movilizaciones porque serán los días en los que se celebrarán las reuniones de los comandos regionales y municipales para preparar las siguientes actividades, las cuales irán siendo anunciadas a través de Revocalo.com., por vías tradicionales y a través de voceros a nivel de parroquias y municipios", ha indicado.
Ocariz ha aclarado, en una rueda de prensa celebrada en Caracas, que esta iniciativa está abierta a toda la sociedad venezolana, más allá de la MUD, "porque el referéndum revocatorio no es de los partidos políticos, sino del pueblo".
"Nada va a impedir que la voluntad de cambio se exprese", ha aseverado. "Lo que no se puede negociar y entregar es lo que está en la Constitución, que establece que el 20 por ciento de esta circunscripción es nacional", ha recalcado, según informa la MUD.
REFERÉNDUM REVOCATORIO
El pasado 1 de agosto el CNE anunció, después de varios meses de espera, que, de las 400.000 firmas entregadas por la MUD para activar el revocatorio, el 98 por ciento son válidas, --frente a las 200.000 necesarias--, por lo que dio por concluida la primera etapa.
El CNE ha apuntado al 26, 27 y 28 de octubre como fecha para la segunda fase, en la que la MUD debe recabar las firmas y huellas dactilares del 20 por ciento de los votantes registrados --unos cuatro millones de venezolanos-- en el plazo máximo de tres días.
Transcurrido el plazo de tres días, el CNE tiene otros 15 para autenticar los apoyos o rechazarlos, como ya hizo en 2004 con el referéndum revocatorio que se planteó entonces contra el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez.
Si el CNE da su 'placet', debe convocar el revocatorio en los 90 días siguientes. Para que el mandato presidencial llegue a su fin deben votar a favor un número igual o superior de electores a los que apoyaron la elección, en el caso de Maduro 7,5 millones, con una participación mínima del 25 por ciento, unos 4,8 millones.
La MUD ha protagonizado multitudinarias protestas para aumentar la presión sobre el CNE porque si el referéndum se convoca después del 10 de enero de 2017, aunque Maduro sea cesado en las urnas no habrá elecciones anticipadas, sino que el vicepresidente, Aristóbulo Istúriz, gobernará hasta 2019.