Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

MSF regresa a Somalia casi cuatro años después aunque de forma "modesta"

Médicos Sin Fronteras (MSF) ha vuelto a trabajar de nuevo en Somalia casi cuatro años después de que retirara a sus equipos en el país tras ataques a su personal, incluido el secuestro de dos trabajadoras, aunque según ha explicado la ONG lo ha hecho por el momento lo ha hecho de "forma cauta y modesta".
Según ha informado la organización en un comunicado, sus equipos están apoyando al Hospital Regional de Mudug, en Galkayo Norte, en la región de Puntlandia, en colaboración con el Ministerio de Sanidad. Su labor comenzó el pasado mayo con apoyo a un programa de alimentación terapéutica y ha sido ampliada en junio al ala pediátrica.
El centro de alimentación terapéutica recibe de media diez nuevos ingresos al día y hasta el momento su personal ha atendido a 349 niños menores de 5 años con desnutrición aguda severa, llegando en un momento dado a tener hasta 111 pacientes.
Por otra parte, un total de 201 menores han sido ingresados en la unidad de aislamiento y tratados por sarampión. Además, según ha explicado MSF en su comunicado, un centenar de niños han ingresado en la unidad pediátrica y se han realizado casi 2.300 consultas externas pediátricas desde que comenzó junio.
MSF puso fin a sus operaciones en Somalia en agosto de 2013, citando "abusos y manipulaciones de la acción humanitaria", tras 22 años de programa en el país africano. El anuncio se produjo un mes después de la liberación de Montserrat Serra y Blanca Thiebaut, que fueron secuestradas en el campo de refugiados de Dadaab, en el norte de Kenia, en octubre de 2011.
Según ha explicado ahora la organización, desde la salida de sus equipos ha seguido observando de forma continuada la situación en Somalia y evaluando junto con las autoridades si se daban las condiciones para que su personal regresara y ofreciera asistencia. En enero, ya se había adelantado que la organización médica estaba planteándose su retorno en los meses siguientes.
"MSF reitera hoy la necesidad de que todas las partes en el conflicto apoyen su asistencia médica a los somalíes y respeten la seguridad de los trabajadores humanitarios que arriesgan sus vidas para atenderles", ha reclamado la ONG.
Asimismo, ha aclarado que "por su experiencia pasada", su regreso a Somalia "es tanto cauto como modesto" y su asistencia en Puntlandia será "por ahora a escala limitada".
"La presencia de MSF en Somalia, el alcance de sus programas y la potencial expansión de sus actividades a otras regiones en Somalia dependerán plenamente de la aceptación, facilitación y apoyo activo recibido de las autoridades y las comunidades a las que sirve", ha zanjado la ONG.