Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

MSF denuncia que los ocho hospitales operativos en el este de Alepo han sido bombardeados desde julio

Médicos Sin Fronteras (MSF) ha denunciado que, desde mediados de julio, han sido bombardeados los ocho hospitales que están operativos en el este de Alepo --donde viven una 250.000 personas asediadas--, lo que hace que la situación sea cada vez más insostenible.
"Este semana, el hospital Al Zahraa ha sido el último centro hospitalario en resultar dañado por un ataque aéreo en la zona sitiada del este de Alepo", ha afirmado la ONG, en un comunicado. MSF ha relatado que, en la noche del martes, el centro médico fue alcanzado durante un bombardeo y tuvo que suspender sus actividades después de que "puertas, ventanas y un generador de electricidad resultaran destruidos". El ataque acabó sin víctimas mortales.
"Sufrimos ataques casi todos los días. Todas las instalaciones de salud de Alepo sehan visto afectadas. Hacemos todo lo que podemos y utilizamos los medios quetenemos para facilitar atención sanitaria a las personas atrapadas en la ciudad", ha asegurado Mustafá Karaman, fisioterapeuta y voluntario de uno de los hospitales apoyados por MSF que se vio afectado por un ataque el pasado agosto.
"La vida en la ciudad se havuelto casi imposible, pero nosotros, como personal médico, no podemos irnos y abandonar a nuestra gente", ha señalado Karaman. MSF ha indicado que los ochos hospitales que siguen funcionando en el este de Alepo han sido alcanzados por ataques "al menos una vez".
"La mitad de ellos han resultado dañados en varias ocasiones por explosiones y bombardeos que, con el último incidente el martes, ascienden ya a trece ataques desde el 16 de julio", según la organización no gubernamental. Los ochos centros médicos reciben apoyo de MSF. Además, durante las mismas fechas, ocho ambulancias han sufrido daños a causa de los ataques.
La ONG ha indicado que los daños se traducen habitualmente "en la suspensión de actividades y de la atención médica en una ciudad sitiada donde enfermos y heridos no pueden encontrar asistencia en otro lugar". "Algunos de estos hospitales han tenido incluso que trasladarse de ubicación tras quedar inoperativos", ha afirmado.
A pesar del asedio que sufre Alepo, en los últimos días MSF ha podido enviar un cargamento con suministros para los ocho hospitales que todavía funcionan en el este de la ciudad. Desde 2014, MSF proporciona medicamentos y suministros a los centros de salud de esta zona de la ciudad, incluyendo los kits quirúrgicos que resultan vitales y equipo médico.
"Todas las partes en conflicto deben entender y asumir su deber de respetar las reglas de la guerra. Deben detener los bombardeos a hospitales e infraestructuras civiles, permitir que las personas gravemente enfermas y heridas puedan ser evacuadas, y no bloquear el suministro de alimentos, medicamentos y bienes vitales para la ciudad", ha subrayado Pablo Marcos, responsable de operaciones de MSF para Oriente Próximo.
En la actualidad, MSF gestiona seis centros médicos en el norte de Siria y apoya a más de 150 centros de salud y hospitales de todo el país, muchos de ellos en zonas sitiadas.