Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

MSF alerta de las duras condiciones de los centros de detención de inmigrantes en Libia

La organización Médicos Sin Fronteras (MSF) ha alertado este jueves de las duras condiciones de vida en las que se encuentran miles de inmigrantes encerrados en los centros de detención en Libia.
Los centros de detención no cumplen los estándares mínimos, algo que provoca que los refugiados sufran enfermedades cutáneas, brotes diarreicos e infecciones respiratorias y en el tracto urinario, según MSF.
La organización ha asegurado que en los tres primeros meses de 2017 en dos de los centros de detención libios, varios inmigrantes presentaban un alto grado de desnutrición tras permanecer varios días sin comer.
"Estas enfermedades prevenibles, así como el alto grado de desnutrición que presentaban muchos pacientes, son las consecuencias directas de las condiciones de detención en las que se encuentran dentro de los centros", ha señalado MSF en un comunicado.
El número de retenidos en cada centro de refugiados oscila significativamente y, además, dentro de Libia no existe ningún tipo de norma que regule este tipo de detenciones, ha explicado la ONG.
"Confinar a un gran número de personas en un pequeño espacio causa dolores musculoesqueléticos y facilita la transmisión de distintas enfermedades e infecciones, incluyendo brotes de sarna y varicela", ha señalado MSF.
Otro de los problemas en estos centros de detención es el escaso acceso a agua potable y servicios. En la mayoría de los centros de detención a los que ha acudido MSF, la disponibilidad diaria de agua no satisface la cantidad mínima para beber y lavar.
"El acceso a agua potable suficiente y segura, así como el acceso a letrinas y duchas es vital para combatir enfermedades como las infecciones de la piel y las plagas de piojos, sarna y pulgas", ha añadido la organización.