Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Luto y miedo en Australia

Luto y miedo en Australia tras el secuewstro de Sidneycuatro.com

Australia vive un día de luto oficial por la muerte de dos de los rehenes secuestrados por el clérigo radical Man Haron Monis en una cafetería de Sidney. Además, el miedo se ha apoderado de los australianos después de vivir con angustia las más de 16 horas de cautiverio que ha terminado con el asalto de la policía al local donde se había perpetrado el delincuente. Un paquete sospechoso encontrado en el edificio del Departamento de Asuntos Exteriores y Comercio de Australia en la capital, Camberra, ha hecho que se desatara de nuevo el pánico, aunque las fuerzas de seguridad han descartado que sea peligroso. La pregunta ahora es sabe por qué estaba el radical Man Haron en libertad si contaba con numerosos antecedentes penales por delitos muy graves.

Tras las más de 16 horas de angustia en Sidney, el miedo se ha apoderado de los australianos tras recibir un aviso sobre la presencia de un paquete en la zona de cafetería del edificio del Departamento de Asuntos Exteriores en Camberra. Varias dotaciones de la policía y equipos de artificieron se han trasladado al lugar de los hechos y las calles de los alrededores han sido cortadas.
"El paquete localizado en el edificio ha sido declarado como no sospechoso", ha dicho la Policía a través de la red social Twitter. Poco antes, el edificio había sido evacuado por precaución, según ha informado la cadena de televisión australiana ABC.
El aviso ha tenido lugar horas después de que la Policía de Nueva Gales del Sur informara de la muerte del presunto secuestrador y dos de sus rehenes durante el asalto a la cafetería de Sídney, que permaneció más de 16 horas tomada por un supuesto clérigo iraní.
El primer ministro australiano, Tony Abbott, y el presidente del estado de Nueva Gales del Sur, Mark Baird, han declarado el luto oficial por lo que las banderas ondean a media asta en los edificios públicos en señal de respeto y luto por la dos "víctimas inocentes".
16 horas de secuestro y dos rehenes fallecidos
El secuestro comenzó a primera hora de la mañana y concluyó a las 2.10 de la madrugada, cuando se produjo un "enfrentamiento" entre las fuerzas de seguridad y el atacante, Man Haron Monis, de 50 años de edad.
Durante el tiroteo, varias personas resultaron heridas de bala y tanto el secuestrador como dos de sus rehenes fallecieron en el hospital, según el comunicado policial. Otras cuatro personas han resultado heridas, entre ellas una mujer con una herida de bala en el hombro y un agente alcanzado por perdigones.
Las víctimas son una abogada australiana, Katrina Dawson, de 38 años y madre de 3 hijos y el gerente del local, Tori Johnson, de 34 años, que resultó herido tras intentar desarmar al secuestrador cuando comenzó a disparar.
Un conocido de la justicia australiana
El secuestrador, el radical Man Haron Monis, que también ha fallecido, no era una persona desconocida para la policía. El clérigo musulman, iraní de 50 años, estaba en libertad bajo fianza, aunque acusado de delitos muy graves. Su historial está lleno de graves antecendentes: fue condenado el año pasado como cómplice en el asesinato de su esposa y, hace unos meses, por violar a una mujer. Recientemente había sido acusado de acosar por carta a las familias de los soldados fallecidos en Afganistán.