Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lula dice que si la Fiscalía logra probar sus acusaciones irá él mismo a la cárcel

El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva ha retado a la Fiscalía a probar las acusaciones de corrupción y blanqueo de capitales en su contra por su presunta implicación en la trama de Petrobras, asegurando que, si lo hace, irá el mismo a la cárcel.
"Prueben una corrupción mía y me iré a pie para ser encarcelado", ha dicho Lula en declaraciones a los medios de comunicación desde Sao Paulo, en un emotivo discurso en el que ha llorado hasta tres veces, según informa el diario brasileño 'O Globo'.
Lula se ha mostrado "indignado" porque --ha defendido-- es la persona más conocida de todo Brasil y eso hace que todos sus movimientos, incluido el estado de su economía, sea de sobra conocido por todos. "Tengo la conciencia tranquila y mantengo el buen humor porque sé de dónde vengo y a dónde voy", ha subrayado.
Además, ha avanzado que no participará en lo que ha calificado de "fuegos artificiales". "Quieren que me haga el perseguido, pero no me voy a comportar así", ha sostenido, asegurando que está "a la entera disposición de la Fiscalía" porque "nadie está por encima de la ley".
Sin embargo, ha insistido en que estas acusaciones tienen una intencionalidad política. "Inventan una mentira y han hecho que esa mentira parezca verdad a ojos de la opinión pública", ha denunciado, instando a la Fiscalía a "buscarse a otro para crear problemas".
TRÍPLEX DE LUJO
La Fuerza de Tarea de la 'Operación Lava Jato' ha acusado de corrupción pasiva y blanqueo de capitales a Lula y su esposa, en una denuncia que incluye al presidente del Instituto Lula, Paulo Okamotto; el ex presidente de la constructora OAS Leo Pinherio; los ex ejecutivos de OAS Paulo Gordilho, Agenor Franklin, Fábio Hori y Roberto Moreira.
"Hoy, el Ministerio Público Federal (MPF), acusa a Lula como el máximo responsable del esquema de corrupción identificado en 'Lava Jato'", dijo el miércoles el procurador de la República, Deltan Dallagnol, en una rueda de prensa celebrada en Curitiba para explicar la denuncia.
"Después de asumir el cargo de presidente, Lula dirigió la creación de un esquema delictivo de desvío de recursos públicos destinado a enriquecer ilícitamente", así como a "comprar de apoyo parlamentario" y "financiar campañas electorales", detalló.
Dallagnol quiso dejar claro que el MPF "no está juzgando a Lula como persona, no está juzgando lo que su Gobierno hizo, no está juzgando lo que hizo por el pueblo brasileño". "No juzgamos aquí su visión del mundo, su ideología, sino si está implicado en crímenes concretos", recalcó.
Los investigadores sospechan que Lula aceptó un tríplex de lujo en Sao Paulo como pago de una de las empresas constructoras que se beneficiaron de la trama en la petrolera estatal, que consistía en cobrar comisiones a cambio de contratos públicos.
Lula ya está inmerso en una investigación federal en Brasilia por un supuesto delito de obstrucción a la justicia. Al parecer, intentó comprar el silencio del ex director de Petrobras Nestro Cervero, uno de los delatores de 'Lava Jato'. También indagan en la compra de un inmueble en Atibia con la ayuda de Odebrecht, otra de las compañías señaladas.
Las pesquisas contra Lula ahondan en la grave crisis que sufre el Partido de los Trabajadores (PT), que el pasado 31 de agosto perdió el Gobierno después de que Dilma Rousseff fuera destituida por el Senado en un juicio político por irregularidades contables.