Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los Veintiocho discuten el refuerzo de las fronteras para frenar la crisis de refugiados

Hungría sella su frontera con CroaciaEFE

Los ministros de Interior de la Unión Europea abordan el refuerzo del control de las fronteras exteriores del bloque comunitario y el futuro de la política de retorno, como medidas necesarias para frenar la llegada masiva de demandantes de asilo a los Estados miembros. La Unión Europea ya ha comprometido la reubicación dentro de su territorio de hasta 160.000 inmigrantes con derecho a protección internacional llegados inicialmente a Italia y Grecia.

Este programa urgente no se ha puesto en marcha aún, a la espera de que ambos países pongan en marcha los centros de registro ('Hotspot') que les han exigido sus socios a cambio de recibir a parte de sus refugiados.
El comisario de Inmigración, Dimitris Avramopoulos, dijo esta semana que los primeros reubicados llegarán este viernes a Suecia, pero no se han ofrecido datos ni del número de trasladados, ni de las fechas para otros países.
Mientras la creación de un mecanismo de reubicación "permanente", como defienden Bruselas y países como Alemania, divide a las capitales, los ministros debaten reforzar los controles de las fronteras exteriores, por ejemplo con la creación de un cuerpo europeo de guardias de fronteras, una idea que no tiene el apoyo de todos los países, pero sí de París y Berlín.
La necesidad de contar con una clara política de retorno común, para devolver a los países de origen a los inmigrantes que llegan a la UE de manera irregular y se les deniega la protección que ofrece el asilo, es otra de las claves que explorarán los ministros.
España es uno de los países que desde el inicio de la crisis de refugiados más ha insistido en esta medida, para evitar que la acogida de refugiados en suelo comunitario alimente un "efecto llamada" de inmigrantes por razones socioeconómicas.
Mejores lazos con los países de origen
Los Estados miembros también coinciden en la importancia de contar con mejores lazos con los países de origen y de tránsito de los inmigrantes que tratan de escapar a la UE, como estrategia para reducir el flujo que llega a Europa. La ayuda al desarrollo y acuerdos en materia de visados son factores que explorarán los ministros.
Finalmente, al término de su reunión formal, los ministros darán paso a una conferencia sobre las principales rutas de entrada a la UE, es decir, a través de los Balcanes occidentales y el Mediterráneo. Participarán representantes de los países de tránsito que más refugiados acogen, Turquía, Jordania y Líbano.