Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Londres quiere inhabilitar a banqueros y vetar a directivos implicados en "quiebras"

El Gobierno de Reino Unido pretende inhabilitar a banqueros y vetar el nombramiento de directivos que hayan trabajado en "empresas canallas" o se hayan visto envueltos en una "serie de quiebras", según ha anunciado este domingo el ministro de Negocios británico, Vince Cable.

Esta propuesta llega después de que los organismos reguladores británicos no hayan podido imponer sanciones a ninguno de los ejecutivos y banqueros que se vieron salpicados en la crisis financiera de 2008 y en la consiguiente quiebra de varios grandes bancos británicos.
El ministro Cable propondrá la puesta en vigor de una Autoridad de Conducta Financiera que pueda inhabilitar a banqueros y directivos, en vistas a futuras crisis financieras, que hayan desempeñado una mala gestión o se hayan visto salpicados por escándalos financieros. Los implicados no podrían ejercer responsabilidades en la Dirección de ninguna empresa.
Cable ha adelantado estas medidas, que hará públicas en una conferencia sobre la responsabilidad en el capitalismo que se celebrará este lunes en la sede de la Bolsa de Londres, al diario británico 'The Sunday Telegraph'.
A estas propuestas se suma la posibilidad de que la Autoridad de Conducta Financiera pueda enmendar los deberes contemplados en los estatutos en sectores clave como los bancos y que pueda prohibir que una persona inhabilitada en otro país pueda desempeñar tales responsabilidades en Reino Unido.
La última de las propuestas que Cable a puesto sobre la mesa y, que incluirá en el informe de la Comisión Parlamentaria sobre Estándares del Sector Bancario, es la posibilidad de ampliar de dos a cinco años la inhabilitación a ejecutivos y banqueros susceptibles de haber incurrido en negligencia por la quiebra de la empresa o entidad financiera.
PERPLEJIDAD POPULAR
"Creo que la gente está un poco perplejo por el régimen actual. Hay un asunto que pende sobre la gente que dirigía Lloyds y RBS, hay una preocupación sobre cómo opera el sistema" financiero, ha defendido Cable, en declaraciones al 'The Sunday Telegraph'.
Lloys es un grupo bancario surgido de la adquisición en 2009 del banco HBOS, entonces al borde de la bancarrota, por el Lloyds TSB. Por su parte, el RBS fue rescatado por el Gobierno británico en octubre del 2008. Los organismos reguladores británicos no han podido imponer multas ni procesar judicialmente a ningún miembro de la cúpula de ambos bancos tras su quiebra.
Cable, sin embargo, ha descartado que sus propuestas puedan tener un efecto retroactivo contra los directivos y banqueros que han quedado impunes.
"No queremos llegar a la situación en la que estemos penalizando a buenos empresarios que toman riesgos, sino a aquellos negocios que fracasan por la razón que sea", ha matizado el ministro británico, que también exigirá más transparencia en las ventas de activos y en la composición del capital de las empresas con base en Reino Unido.