Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Localizados los cuerpos decapitados de un centenar de civiles en una localidad al sur de Mosul

Las fuerzas de seguridad de Irak han localizado este lunes los cuerpos decapitados de un centenar de civiles en uno de los edificios de la localidad de Hammam al Alil, arrebatada el sábado al grupo yihadista Estado Islámico.
La Oficina de Prensa de la Guerra de Irak ha detallado que los cuerpos han sido hallados en la Facultad de Agricultura, agregando que las autoridades han abierto una investigación, según ha informado la cadena de televisión kurda Rudaw.
El comité de Derechos Humanos del Parlamento de Irak cifró a finales de octubre en 232 el número de civiles ejecutados por el grupo en el área del sur de Mosul, detallando que 190 habían sido llevadas a cabo en Hammam al Alil.
Previamente, el portavoz del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, Rupert Colville, denunció que los milicianos de Estado Islámico habían matado a decenas de personas en la zona de Mosul durante la semana anterior.
Asimismo, Naciones Unidas denunció a finales de octubre que Estado Islámico está intentando desplazar a los 25.000 habitantes de Hamman al Alil para usarlos como escudos humanos y protección contra los bombardeos aéreos y de artillería.
La localidad, situada a 15 kilómetros al sur de Mosul, contaba con una población anterior de 65.000 habitantes.
La toma de Hammam al Alil se enmarca en la ofensiva anunciada el 17 de octubre por el primer ministro, Haider al Abadi, contra Mosul. El grupo yihadista controla la ciudad desde verano de 2014 y la ha convertido en la capital iraquí de su proclamado califato.
Con cerca de dos millones de personas antes de que comenzaran los enfrentamientos, la ciudad constituye una zona de vital importancia para los milicianos en Irak. No obstante, el Gobierno teme que el asalto a la urbe provoque un éxodo masivo de civiles.