Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Llega a Argelia el periodista detenido en Marruecos y expulsado por las autoridades del país

El periodista argelino detenido en Marruecos y expulsado por las autoridades del país ha llegado este martes al aeropuerto internacional de Argel, donde ha sido recibido por familiares y compañeros del diario 'El Watan', para el que trabaja.
"Estoy muy aliviado de volver a Argelia y encontrar a mis amigos y mi familia. No pude dormir durante esas 48 horas, pero mi ánimo es bueno", ha dicho a su llegada el periodista, Yamel Alilar.
Así, ha recalcado que "no fue maltratado" durante su detención, expresando su "frustración" por no haber podido terminar de cubrir las manifestaciones de los últimos días en la localidad de Alhucemas, según ha informado la agencia estatal argelina de noticias, APS.
Las autoridades marroquíes anunciaron el lunes que expulsarían del país a Alilar, afirmando que fue detenido en la región del Rif por "dar una cobertura mediática sin autorización".
El director de 'El Watan' había expresado su "extrema preocupación" por la detención de Alilat, mientras que el Sindicato Nacional de Periodistas (SNJ) denunció "firmemente" la actitud de Marruecos, tildando la detención como "brutal y abusiva".
Durante la jornada del lunes fue detenido además el activista Naser Zefzafi, uno de los principales promotores de las protestas que desde hace semanas se vienen celebrando en Alhucemas contra el Gobierno marroquí.
El arresto de Zefzafi se produjo por "presunta obstrucción a la libertad de culto" en virtud de la orden de arresto emitida en su contra el pasado viernes.
Zefzafi, líder del movimiento 'Hirak', interrumpió el viernes el sermón de un clérigo de la zona cuando se disponía a criticar las protestas que se han venido sucediendo en la ciudad, especialmente a raíz de la muerte de un pescadero, que falleció en octubre al ser aplastado por un camión de basura cuando intentaba recuperar pescado que le había sido confiscado por las fuerzas de seguridad.
El activista fue detenido junto a otras personas y todos ellos han sido entregados a la Brigada Nacional de la Policía Judicial (BNPJ) en Casablanca. En el caso del resto de detenidos, son sospechosos de atentar contra la seguridad interior del Estado y actos constituyentes de delito en virtud de la ley.