Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lisa Brown: “Estoy muriendo de hambre y no puedo evitarlo”

Lisa BrownGo Fund Me

Lisa Brown tiene 32 años y está luchando por sobrevivir a la extraña enfermedad que padece. La vida de Lisa cambió inesperadamente el verano pasado cuando después de varias pruebas le diagnosticaron gastroparesia, una enfermedad que no permite el correcto funcionamiento de su estómago y le ha provocado una gran pérdida de peso hasta llevarla al borde de la muerte.

Según informa la revista People, la vida de Lisa Brown transcurría con normalidad hasta que en el año 2011 comenzó a perder peso. “Al principio no nos preocupamos”, cuenta su marido Patrick, “pero no paraba de adelgazar y vimos que algo estaba mal”.
El peso de Lisa descendió hasta los 50 kilogramos y vomitaba constantemente después de cada comida, además de sufrir un dolor severo de estómago.
En diciembre de 2013 le diagnosticaron en el Hospital Froedtert en Milwaukee el síndrome de la arteria mesentérica superior (síndrome SMA), un raro trastorno del sistema digestivo por el que el intestino delgado se pellizca bloqueando el paso de los alimentos.
En febrero de 2014 se sometió a una cirugía correctiva y su situación mejoró durante unos meses pero, pasado un tiempo, su estado volvió a empeorar.
El peso de Lisa siguió descendiendo y su familia y amigos pusieron en marcha una campaña para ayudar a la joven a encontrar una respuesta a su extraña dolencia. Entre otras actividades abrieron una página en 'Go fund me' para recolectar dinero para los gastos del tratamiento de Lisa.
Gracias a la ayuda de un empresario local, Lisa fue trasladada en un avión privado a una clínica de Cleveland especialistas en el síndrome que le habían diagnosticado. El pasado mes de mayo ingresó en el centro con solo 40 kilogramos de peso.
Un nuevo diagnóstico
Después de casi un mes allí Lisa recibió un nuevo diagnóstico: gastroparesia. Una enfermedad que reduce la capacidad del estómago para vaciar sus contenidos.
Ahora, Lisa  será sometida a una nueva cirugía para implantarle un tubo de alimentación que le permita recuperar peso y moverse con autonomía.