Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Liga Árabe constata que el Ejército se ha retirado de las ciudades sirias

Pero los disparos continúan y los francotiradores son una amenaza

Los observadores visitan las ciudades más afectadas por la represión

Diez muertos en Siria a manos de las fuerzas de seguridad

El secretario general de la Liga Arabe, Nabil Elaraby, ha indicado que el Ejército sirio se ha retirado de las ciudades del país a sus alrededores pero los disparos continúan y los francotiradores todavía siguen suponiendo una amenaza.
El régimen de Bashar al Assad de había comprometido a retirar al Ejército de las ciudades en el marco del acuerdo alcanzado con el organismo panárabe y que también contempla el despliegue de una misión de observación, actualmente en curso. Según la ONU, más de 5.000 personas han muerto desde que comenzaron las protestas a mediados de marzo.
Elaraby ha hecho estas declaraciones desde El Cairo, mientras que parte de la misión de observación se encuentra ya desplegada en Siria para comprobar si Damasco cumple con su compromiso, que también incluye la liberación de los detenidos durante las protestas y el inicio de un diálogo con la oposición.
Según ha aclarado, la Liga Arabe informará sobre la primera semana de trabajo de los observadores, que han visitado algunas zonas de Damasco y las ciudades más afectadas por la represión como Homs, Hama, Deraa o Idlib, y decidirá si hace falta desplegar más. Está previsto que la misión la integren unos 150 observadores.
Las organizaciones de Derechos Humanos han acusado al régimen de Bashar al Assad de haber situado francotiradores en algunas ciudades, como Deraa (sur), lo cual, al parecer, ha generado algunas discrepancias entre los miembros de la misión árabe.
Un vídeo del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos difundido por la cadena de televisión Al Arabiya muestra a uno de los observadores en Deraa, vestido con el peto naranja de la misión, mientras explica a uno de sus compañeros: "Hay francotiradores, los hemos visto con nuestros propios ojos".
Salida inmediata
El Parlamento Árabe, un comité asesor formado de 88 delegados de los Estados de la Liga Árabe, denunció que la actual misión de observadores de la Liga en Siria está sirviendo de "cobertura" para que el régimen de Bashar al Assad siga reprimiendo a los disidentes y ha reclamado su retirada "inmediata".
El Parlamento Árabe fue el primer organismo que recomendó en su momento la suspensión de Siria de la Liga Árabe en respuesta a la represión gubernamental.
El objetivo de la misión de la Liga Árabe es supervisar el cumplimiento, por parte del régimen de Al Assad, de su compromiso de poner fin a la represión de las manifestaciones antigubernamentales que vive el país desde mediados de marzo. Las organizaciones de Derechos Humanos han denunciado que la presencia de la misión no ha impedido que continúe la represión.
El jefe de la misión, Mustafá Dabi, un alto responsable militar del Gobierno de Sudán durante la época de mayor represión en Darfur, declaró que no había visto "nada espantoso" en la ciudad de Homs durante la visita que efectuó la misión en la ciudad más castigada en los últimos tiempos por el Ejército sirio.
La misión, en Idlib
Por otra parte, un miembro de la misión de observadores de la Liga Árabe en Siria ha asegurado que la situación en Idlib, en el norte del país, es "tranquila" y no se aprecia la presencia de militares ni de hombres armados.
En una información publicada este lunes por el diario privado sirio 'Al Watan', el jefe de la misión de la Liga Árabe para Idlib, Abdul Latif al Jibali, aseguró que la situación es "tranquila" y que la ciudad está "muerta por la falta de cualquier actividad".
Al Jibali, quien llegó a Siria hace una semana, informó de que el equipo ha visitado el hospital nacional y recorrió varias zonas y aseguró que los observadores estaban acompañados por elementos de la oposición durante sus encuentros con la población local.
Respecto a la manifestación del pasado viernes en Idlib, el delegado árabe afirmó que hubo dos concentraciones con alrededor de 10.000 personas en cada una. Fuentes de los activistas habían informado de alrededor de 250.000 manifestantes.
Asimismo, aseguró que las fuerzas de seguridad no hicieron nada para dispersar a los manifestantes. Según fuentes locales de Derechos Humanos, al menos seis personas murieron el viernes por disparos de las fuerzas de seguridad.
Diez muertos en una nueva jornada de violencia en Siria
Según este grupo opositor, las víctimas se han producido en Homs (seis), dos en Jabal al Zawiya, una en el suburbio de Daraya, en Damasco, y otra en el de Misyaf, en Hama.
Por otra parte, los comités han llamado a participar en una huelga en general, tras el "gran éxito que la 'Huelga de dignidad' tuvo en su primera fase, que asombró incluso a sus organizadores y defensores". Dicho éxito, ha considerado, se logró gracias al "compromiso de los sirios en todas partes (...) que creyeron en la importancia y lo crucial de la desobediencia civil para derrocar a este régimen tirano".
"Hoy iniciamos nuestra segunda fase de huelga y confiamos en que el compromiso en este nivel será el mismo o mayor que en la primera fase", han señalado los comités en su página web. Esta iniciativa, explican, constituye "otro paso más en nuestra lucha pacífica con sus variadas y creativas técnicas y medios".
Por ello, tras llamar a todos sus partidarios a sumarse a la huelga, han subrayado "el papel de todos y cada uno para llegar a una desobediencia civil total".
"Siria se encuentra a las puertas de la libertad, gracias a la lucha y los sacrificios de sus hijos y a su resistencia pacífica contra el régimen de injusticia y crimen. Victoria para nuestra revolución y clemencia para nuestros mártires", han concluido los comités.