Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Líderes de los separatistas de Cachemira rechazan reunirse con una delegación de partidos indios

La delegación integrada por miembros de los partidos indios enviada este domingo a Cachemira para intentar pactar una disminución de las tensiones que vive la zona desde hace dos meses no ha conseguido reunirse con separatistas de la región.
La violencia estalló el 8 de julio tras la muerte del comandante del grupo armado separatista Hizbul Muyahidín, Burhan Wani, que fue tildada por Pakistán como un "asesinato extrajudicial".
Según las informaciones facilitadas por el diario local 'The Times of India', líderes de los movimientos separatistas --algunos de ellos bajo arresto domiciliario-- se han negado a recibir a la delegación.
De hecho, en algunas de sus visitas los miembros han sido acompañados por manifestantes que han coreado eslóganes contra el Gobierno y contra las fuerzas de seguridad de India.
Un total de 70 personas han muerto desde el inicio de la violencia y, si bien el Gobierno ha levantado el toque de queda argumentando que la situación de seguridad ha mejorado, el clima sigue siendo de mucha tensión.
Así, la infructuosa visita de la delegación ha tenido lugar un día después de que el jefe de Hizbul Muyahidin, Syed Salahudin, amenazara con convertir Cachemira "en el cementerio de las fuerzas indias".
Las autoridades indias temen que Wani se convierta en un mártir de la causa separatista, ya que a pesar de tener solo 21 años era el líder del grupo insurgente.
Pakistán e India se disputan la Cachemira histórica desde 1947, un conflicto que ha provocado tres grandes guerras entre los dos países desde su independencia de Reino Unido. En 1999 hubo un breve pero intenso enfrentamiento militar entre ambas potencias nucleares y desde 2003 se mantiene una frágil tregua.